Y SABRÉ LO QUE ES AL FIN LA LIBERTAD


 

 

Uno de los discípulos de Yu estaba conversando con un discípulo de Rinzai:

–Mi maestro es un hombre capaz de hacer milagros, y por causa de eso es respetado por todos sus alumnos. Yo ya le he visto hacer cosas que van mucho más allá de nuestra capacidad. ¿Y el tuyo? ¿Qué grandes milagros es capaz de realizar?

–El mayor milagro de mi maestro es que no necesita mostrar ningún prodigio para convencer a sus alumnos de que es un sabio –fue la respuesta.

Paulo Coelho

 

Podemos asociar la libertad al hecho de tenerla o estar privado de ella, a estar o no entre rejas. Realmente existen muchas cárceles que fabricamos nosotros mismos y que son peores que estar en prisión.
 
Una de las peores cárceles es el miedo en sus distintas formas: miedo a hacer el ridículo, a engordar, a no estar a la moda, a perder el prestigio, a llegar a viejo, a quedarse calvo, a la soledad, al rechazo, al «qué dirán», a no poder guardar las apariencias y muchos otros.
 
Si quieres tener libertad, ésta te costará la máscara que llevas puesta, la máscara que te hace sentir tan cómodo y tanto cuesta desechar, no porque se te adapte muy bien sino porque la has llevado durante mucho tiempo.
 
La libertad es la total ausencia de preocupación por ti mismo, una falta de preocupación que se logra cuando la mayor parte de la energía apresada dentro de nosotros es puesta en libertad.
 
Esta energía sólo se libera cuando ponemos límites al elevado concepto que tenemos de nosotros mismos, de nuestra importancia, una importancia que sentimos que no debe ser violada ni objeto de burlas; el precio de la libertad es muy alto.
 
La libertad sólo puede alcanzarse cuando se sueña sin esperanza, cuando se está dispuesto a perderlo todo, incluso los sueños. El soñar sin esperanzas, el luchar sin ninguna meta en mente, es para algunos la única manera de mantenernos a la altura de la libertad..
 
Cuando no se tiene nada que perder, se es libre por completo, y cuando no preocupa la propia importancia, se tiene libertad. Se tiene un propósito, se vive en júbilo, y uno espera que el mundo sea un lugar divino donde amar a los otros. En realidad está creando de nuevo su mundo con su recién hallada libertad y a uno ya no le obsesiona obtener el crédito de nadie.

 

Recopilado por Elias Benzadón
 
Libre, como el sol cuando amanece
yo soy libre como el mar.
Libre, como el ave que escapó de su prisión
y puede al fin volar.
Libre como el viento que recoge mi lamento
y mi pesar, camino sin cesar detrás de la verdad
y sabré lo que es al fin la libertad.
 
Nino Bravo
 

No importa quién sea usted, la verdad fundamental es que sus intereses no le importan a nadie.

Michael Korda

 

Nadie puede decir nada sobre ti. Todo lo que dice la gente es sobre ellos mismos. Pero estás temblando porque todavía te estás aferrando a un centro falso. Ese falso centro depende de los demás, por eso siempre te estás fijando en lo que está diciendo la gente de ti. Y siempre haces caso a otra gente, siempre estás tratando de satisfacerlos. Siempre estás tratando de ser respetable, siempre estás tratando de decorar tu ego. Eso es suicida. En lugar de molestarte por lo que dicen los demás, deberías de empezar a mirar dentro de ti mismo. Conocer el auténtico ser no es tan barato. Pero la gente siempre está anhelando cosas baratas.

Osho

 

Nací para ser libre; no me aten porque el dolor rompería mis alas y destruiría mis sueños.

Mabel Martin

 
 
Si de lo que os queréis librar es de una inquietud, recordad que ella fue elegida por vosotros antes de que se os impusiera. Si es el miedo lo que quisierais que desapareciera, tened presente que el miedo se asienta en vuestro corazón y no en el puño de ningún ser temible. Todas las cosas se mueven en vuestro ser en un casi constante abrazo; el deseo y el terror, la repugnancia y el aprecio, lo que perseguía y aquello que os hace huir. Estas cosas se mueven en vosotros como luces y sombras abrazadas entre sí. Y cuando la sombra se desvanece por completo, la luz que aún queda se torna en sombra de otra luz. Y así, vuestra libertad, cuando se deshizo de sus cadenas, fue eslabón de cadena para otra libertad.
 
Khalil Gibran
 
 
El ego es el deseo de recibir solo para sí mismo, una mordedura de serpiente que inyectó veneno en Adán y
Eva en el jardín del Edén y que ha corrido por las venas de los seres humanos desde entonces.
 
Michael Berg
 
 
No sabemos lo que somos, porque tratar de definirlo en palabras distorsionaría la realidad, adulterada por la percepción de lo que creemos ser.
 
Dr. Miguel Ruiz
  
 
Ningún hombre es libre si no es dueño de sí mismo. 
 
Epicteto
 
 
-Eres mío, -dijo el poder al mundo y el mundo le hizo prisionero de su trono.
-Soy tuyo, -dijo el amor al mundo y el mundo le dio la libertad de su ámbito.
 
Rabindranath Tagore
 
 
¿Y cuál es la verdad, jardinero? La verdad es que todo hombre es como la danza de luces y sombras del fuego del hogar en una habitación oscura. Las llamas le elevan a las nubes de su condición divina, al tiempo que crean temibles sombras informes en las paredes de la habitación. Es la doble naturaleza de la que todos participamos; las dos máscaras que todos usamos en el teatro de la vida. 
 
Grian
 
 

A veces para ser feliz, no precisamos tanto Tener. Podemos darnos cuenta que lo más importante en la vida es Ser. Ese «ser» tan olvidado, muchas veces no es difícil de alcanzar. Los años pasan, y cuando nos damos cuenta, olvidamos lo más importante: Vivir y ser feliz. Las personas deben parar de correr atrás del Tener y comenzar a correr atrás del Ser: Ser amado, Ser gente. Tengo la certeza de que, cuando Somos, somos mucho más felices que cuando Tenemos. El Ser lleva toda la vida conseguirlo, y el Tener muchas veces lo conseguimos rápido. Sólo que el Ser no acaba ni se pierde, mas el Tener puede terminar inesperadamente. El Ser una, una vez conseguido, es eterno y el Tener es pasajero, aunque dure mucho tiempo, puede no traer la felicidad. Puedes Tener y no Ser también puedes Ser y Tener ¿Cuál opción prefieres? Cuando Eres lo que Tienes, simplemente Eres mientras dure lo que Tienes. Sólo cuando Eres lo que realmente Eres: Eres Feliz.

 

Jaime Lopera Gutierrez

 

Página Principal   Ego y espíritu