LA VIDA SE HARÁ CARGO DE SÍ MISMA

 

 

 

 

 

 

 

¿Alguna vez tuvo uno de esos días en los que no podía hacer nada mal? Tal vez no fue un día entero, tal vez duró sólo una hora, pero hiciera lo que hiciera, todo lo que usted tocaba se convertía en oro. ¡Incluso sus supuestos errores resultaban ser pinceladas de genialidad!

 

Si alguna vez ha vivido esta experiencia, entonces sabe qué significa «estar en la corriente». Esto es una indicación y un ejemplo de la perfección del universo. Es como si usted se hubiera conectado con la fuente de la sabiduría divina. No sabe cómo lo hizo, simplemente experimenta el resultado.

 

Creo que éstos son momentos de inspiración divina y le dan una imagen de lo que puede ser, pero la mayoría de la gente no entiende el mensaje : lo atribuyen a la suerte.

 

He vivido esos días en los que parecía infalible. Pero en esa oración reside el problema de por qué, para la mayoría de la gente, sólo dura un breve lapso. Creen que ellos mismos son la fuente de esa infalibilidad.

 

Su ego se agranda hasta eclipsar y dominar todo lo demás, y sólo se quedan con lo buenos que creen ser. Al día siguiente, cuando despiertan, descubren que la infalibilidad ya no existe y vuelven a ser normales, ya no divinos.

 

¿Por qué el día siguiente no puede ser como el anterior? Y tiene razón, puede ser. Aunque mientras el ego se interponga, no se puede repetir la experiencia. Sin embargo, hay personas que pueden: se las llama exitosas. Tal vez usted conozca a alguno de ellos, alguien que triunfa en todo lo que hace. Personas que «transforman en oro todo lo que tocan».

 

La mayoría de la gente le resta importancia y lo adjudica a la suerte, porque de otra manera sería un llamado a la acción. Pero no es suerte, es estar «en la corriente» y permanecer allí. No siempre son conscientes de esto. Lo hacen porque funciona, aunque no saben nada sobre las leyes del universo que intervienen.

 

Cuando dirigimos nuestra energía y atención hacia fuera, se refleja de vuelta hacia nosotros. Y cuanto más proyectamos, más recibimos. Éste es el estado de corriente, y podemos controlarlo.

 

Si usted concentra su energía y atención en otras personas, entonces descubrirá que prosperará. Todo lo que toque se convertirá en oro. Las llamadas coincidencias aumentarán drásticamente. ¡Lo que usted quiere vendrá a usted!

 

Vincent Roazzi

 

 

Cuando perdemos conexión con el corazón, esencialmente perdemos conexión con el niño entusiasta que hay en nosotros. Hay que practicar mucho para volver a conectarse con las cosas que nos hablan más profundamente y así recuperar esa chispa de la infancia. Cuesta mucho trabajo volver a saber quiénes somos realmente.

 

Empieza reflexionando diariamente en las cosas que hacen feliz. Son los anhelos de tu corazón que debes satisfacer si esperas crearte una vida extraordinaria. Cuando sigues los anhelos de tu corazón y escuchas los deseos de tu verdadera persona, se te abre un universo de posibilidades y atravesarás el umbral hacia una realidad completamente nueva.

 

Habrá coincidencias significativas, parecerá que tienes un toque mágico que atrae la mejor gente y las mejores oportunidades a tu vida. Pero estos acontecimientos sólo serán una confirmación, de parte del mundo, de que te encuentras en el buen camino.

 

Cesa de luchar y empieza a ser. La lucha genera estrés y el estrés es un gran obstáculo para vivir en estado de gracia, de serenidad y de flujo, para lograr ese estado que necesitas para que acuda a ti tu mejor vida. Así no funcionan las leyes de la naturaleza. Para que una flor crezca no hay ni lucha ni intentos: sólo sucede. Ocurre un amable y natural despliegue.

 

Tratar de empujar a la flor para que crezca sólo consigue matarla. Y sin embargo a eso nos solemos inclinar en la vida. No puedes empujar el océano. Tienes que dejarlo fluir. Y si no comprendes este punto y continúas el combate, estás actuando, básicamente, contra las reglas de la naturaleza.

 

Déjate llevar por el flujo de la vida un poco más y entonces la vida fluirá en ti. Vive en un estado de tranquila entrega, acepta que la vida te entregue lo que te tiene reservado. Deja de luchar con ella, deja de condicionar tu felicidad a que las cosas tengan un aspecto determinado.

 

Si lo haces, tu vida empezará a mejorar y la verdadera felicidad fluirá hacia ti. Deja de analizar cada suceso como bueno o malo: experiméntalo. Este es el camino que conduce al dominio: el desapego de los resultados.

 

No dejes escapar las mejores horas de tu vida. Deja de luchar y entrégate a la energía que verdaderamente dirige el mundo. La misma energía que creó el poderoso océano te ha creado a ti. En vez de combatirla, únete a ella, deja de luchar tanto por lo que deseas en la vida.

 

Es una de las paradojas del mundo: aquello que persigues se te escapará. En la medida en que dejes de preocuparte por lo que te deparará la vida, mejores cosas te deparará.

 

Debes retirarte de esa lucha y dejarte envolver por lo que se despliega, a sabiendas de que estás precisamente donde debías de estar. Deja de controlar tu vida y simplemente entrégate a ella, confiando en que, sin que importe el aspecto que tenga, todo es parte de un plan mayor.

 

Disfruta del proceso, del gran despliegue de tu vida. Hazte más presente en la vida, muéstrate más y saborea los momentos. Es lo único que en realidad importa. El camino es mejor que el final. La vida no es más que una serie de momentos. Si los pierdes, la pierdes.

 

Para aprender cualquier habilidad, especialmente la de vivir una vida basada en amar lo que estás haciendo y vivir el momento, hay tres pasos para alcanzar el dominio. Primero aprendes lo que necesitas aprender. Después necesitas que el aprendizaje se asiente y se integre en tu vida. Eso sucede experimentando en el laboratorio de tus días lo que has aprendido. Es la parte «hacer».

 

No bien sucede eso, y puede tardar bastante, accedes finalmente a la parte «ser» de tu vida. Allí viven los maestros. No tratan de vivir, sencillamente viven. Y no tratan de estar presentes, sencillamente están.

 

Hay cuatro etapas por las cuales debes pasar si quieres convertirte de principiante en maestro. La primera es la incompetencia inconsciente. Es triste pero la mayoría de la gente pasa en ella su vida entera. En esta etapa introductoria, no sabemos lo que no sabemos. Somos esencialmente inconscientes, estamos dormidos ante lo que verdaderamente somos y ante lo que nuestra vida puede ser.

 

Pero en cuanto abrimos los ojos y despertamos aceptando alguna responsabilidad sobre nuestra vida y la creación de nuestro destino, pasamos a una segunda etapa, la de incompetencia consciente. Aquí desarrollamos un estado de alerta ante lo que no sabemos, nos hacemos conscientes de nuestra incompetencia acerca de cómo dirigir la vida.

 

Una vez aquí, si nos mantenemos conscientes y continuamos trabajando interiormente para abrirnos, pasaremos a  la próxima fase, la de competencia consciente. Ésta se caracteriza por los maravillosos resultados que empiezan a manifestarse en la vida. Estamos creando conscientemente una existencia extraordinaria.

 

El único problema es que aún nos esforzamos. Todavía hay lucha y eso genera estrés. Somos conscientemente competentes en la manera como conducimos la vida. Es un buen lugar donde estar, pero verdaderamente no lo es para vivir.

 

Todos deberíamos aspirar a la última y más alta etapa, la de competencia inconsciente. Esta etapa de la vida es la de dominio verdadero. Y no tiene que ver con aprender más o hacer más, es sencillamente ser.

 

Vivir en la cabeza y lejos del corazón es una manera algo estresante de vivir. No es una manera elegante de vivir. Hay modos mejores de experimentar el sendero de la vida. En lugar de tratar de controlar la vida empieza  sentir curiosidad por ella. En lugar de tratar de saber y controlar todo, vive en estado de curiosidad.

 

No hace falta que sepas dónde vas a estar dentro de un año, ni siquiera hace falta saber qué estarás haciendo dentro de un mes. Apártate de esa necesidad de certidumbre que todos tenemos y acércate hacia la curiosidad que todos necesitamos.

 

Sencillamente, sé. Vive el momento con toda la fuerza de tu vida y goza del regalo del presente. Los tesoros de tu vida se te presentarán por sí mismos sólo si verdaderamente estás abierto a ellos.

 

Es hora de que entre en acción el corazón. Deja de tratar de controlar la vida y la forma como actúa la naturaleza. Tu inteligencia no puede ser más poderosa que la inteligencia que gobierna el mundo. Ábrete más. Allí fuera hay un mundo más grande lo que crees. Vive curiosamente. Vive en el asombro. Vive maravillado.

 

Empieza por estar más alerta y consciente. Busca claves, detecta patrones y conecta los puntos. Verifica las sincronías y descubre  que esas hermosas coincidencias sólo son tu mejor vida que acude a ti. Puedes practicar estar alerta sencillamente prestando más atención a lo que sucede alrededor. Has de estar más atento a la danza de la vida.

 

El universo es un lugar amistoso y suceda lo que suceda siempre es para mejor. Tu destino se desplegará como está previsto. Mientras, disfruta del presente. Vívelo en plenitud. Auténticamente. Gózalo. Vívelo desde el núcleo de tu corazón. La vida se hará cargo de sí misma.

 

Robin Sharma

 

 

Compara el sereno y sencillo esplendor de un capullo de rosa con las tensiones de tu vida. La rosa tiene un don que tú no posees: está totalmente satisfecha de ser ella misma. No ha sido programada desde su nacimiento, como tú, para estar insatisfecha consigo misma, por eso no tiene la menor necesidad de ser otra cosa más que lo que es. Por eso posee la gracia natural y la ausencia de conflicto interior que entre los humanos sólo se encuentra en los niños pequeños y los místicos.

 

Anthony De Mello

 

 

Estudié en la academia militar de West Point. Estaba en clase de ingeniería y el profesor pidió a los alumnos que dibujáramos un puente. Dibujé un maravilloso puente de arcos de piedra y agregué dos muchachos pescando, felices. El profesor vio a los dos niños, se molestó y me pidió, de mala manera, que los eliminara del puente. Volví a dibujar y esta vez situé a los dos muchachos en la ribera. El profesor se enfadó mucho más y me exigió que suprimiera por completo esos niños. Lo hice, pero en la versión final del dibujo reemplacé la imagen de los dos niños por algo que hizo temblar al profesor: dibujé dos pequeñas lápidas al borde del río, con los nombres de los niños.

 

James McNeil Whistler, pintor

 

 

Si sigues tu felicidad, te sitúas en una especie de pista que siempre ha estado allí, a la espera de ti, y la vida que debieras vivir es la vida que vives. Cuando ves esto, empiezas a conocer gente que está el campo de tu felicidad y ellos te abren puertas. Digo que sigas tu felicidad y no tengas miedo; las puertas se te abrirán donde no sabías que iban a abrirse.

 

Joseph Campbell

 

 

La velocidad perfecta es estar allí.

 

Richard Bach

 

 

Plantearse los menos problemas posibles es la única manera de resolverlos.

 

Jean Cocteau

 

 

¿Queréis que no os sea tan sensible la pérdida de las cosas del mundo? Pues no deseéis con ansia lo que no tenéis, ni tampoco améis con exceso lo que poseéis.

 

San Francisco de Sales

 

 

Escalé la cima de la fama y no hallé albergue alguno en su altura estéril.

 

Rabindranath Tagore

 

 

La naturaleza es muy generosa con los que obedecen sus leyes básicas. Pero no tiene compasión con los que las incumplen. Asimismo, exige muy poco pero el castigo por desobedecerla es severo. Cuando uno vive en armonía con ella, la vida fluye.

 

Marcia Grad

 

 

Creo en la causalidad. Me parece que hay como unas fichas. Cada uno tiene las suyas y juega con ellas. Considero que creer en el destino sería demasiado fácil y limitativo. Es estresante sentir que existe un plan maestro para la vida. Considero que tenemos una responsabilidad, porque sería muy fácil dejárselo todo al destino o a la suerte.

 

Edgar Ramírez, actor venezolano

 

El estrés es una forma de ansiedad. Si estás estresado, olvídate de la sincronicidad. La sincronicidad es un medio para ponernos en contacto con Dios; es el sendero hacia el significado y el propósito de la vida; es un medio para experimentar el amor y la compasión; es un medio para conectarse con la inteligencia no circunscrita del Universo. Si mi atención está puesta en situaciones que generan estrés, será difícil que tenga acceso a la sincronicidad. Para hacerlo con efectividad debes tener una actitud de rendición al ámbito universal, el cual es mucho más grande que cualquier cosa que puedas imaginar. La rendición requiere dar un salto de fe, un salto a lo desconocido. Cuando la preocupación por uno desaparece, la inteligencia no circunscrita hace su aparición.

Deepak Chopra

 

 

No hay nadie tan equivocado como aquel que pasa la mayor parte de su vida ganándose la vida.

 

Henry David Thoreau

 

 

Vivimos en un tiempo en el que se pretende que el rosal crezca rápidamente tirando de sus hojas. La felicidad es inversamente proporcional a la aceleración.

 

Raimon Panikkar

 

 

La jubilación es para la gente que se ha pasado toda una vida odiando lo que hacía. Mi sueño más salvaje es tener noventa años y poder continuar así, haciendo una película al año, durante muchos años más.

 

Woody Allen

 

 

Página Principal   Sincronicidad