TU VIDA TENDRÁ UNA FINALIDAD

 
 
 
 
A este mundo no venimos a castigarnos sino a educarnos. Todo lo que sucede nos ofrece una oportunidad de transformación y los grandes desastres pueden transformar incluso nuestra mentalidad. Actúa como si cada suceso tuviese una finalidad, y tu vida tendrá una finalidad. Averigua por qué te hacía falta esa experiencia, domínala, y ya no volverá a serte necesaria.
 
Al miedo sólo se lo vence enfrentándonos a él. Como atraemos constantemente las enseñanzas que necesitamos, muchas veces atraemos las experiencias que tememos. Por tanto, si te da terror, por ejemplo, contraer deudas, es probable que te endeudes hasta las cejas. Si tu temor es la soledad, la atraerás sobre ti. Si tienes miedo al ridículo, tropezarás cada dos por tres. Así es como la vida nos anima a superarnos.
 
Cada uno de los sujetos que aparecen en tu vida es un maestro. Aunque nos vuelvan tarumbas, aprendemos, porque nos enseñan dónde están nuestros límites. Que sean nuestros maestros no significa que tengamos que amarlos.
 
Si somos sinceros con nosotros mismos recordaremos casi todo lo que nos ha ocurrido,  cómo hemos contribuido a que ocurriese. No hagas caso de lo que las leyes del universo disponen para tu vecino. Ocúpate del funcionamiento de la causa y el efecto en tu propia vida: en las relaciones, tus triunfos y tus decepciones. Será mejor para tu paz mental.
 
Ten disciplina para hacer las pequeñas cosas que no te gustan, y podrás pasar la vida haciendo las grandes cosas que sí te gustan.
 
Dondequiera que estés, no tienes raíces que te inmovilicen: eres un ser humano y no un árbol.
 
Nos motivamos haciendo las cosas, no pensando en ellas. La acción invoca al entusiasmo; la acción revela oportunidades. Lánzate.
 
Enfadarse no es inevitable. Hay alternativas: lo fascinante, lo divertido. No tengas tantas leyes sobre cómo debería ser la vida o cómo deberían comportarse las personas. Te resultará más fácil ser feliz.
 

En la vida llegamos al momento en que estamos dispuestos a asimilar nueva información. Antes de eso no la veremos aunque la tengamos delante de las narices.

Cuando imaginamos que alguien está arruinando nuestra vida, la mera creencia basta para que eso se cumpla. Parece que son ellos lo que estorba nuestra felicidad. En realidad somos nosotros, porque nosotros elegimos cómo miramos a la gente.

Cuando tú cambias, tu situación cambia. No hace falta que te pares a pensar cómo ocurrirá. Tu transformación modifica tu circunstancia. Pero el cambio ha de ser auténtico. Cada uno de nosotros es una causa. Nuestros pensamientos atraen las circunstancias y las crean. Si cambiamos, creamos circunstancias diferentes.

Busca la belleza en lo que te rodea, y también la encontrarás dentro de ti. Tú ves a las personas no como ellas son sino como eres tú. Tu experiencia del mundo en realidad es la experiencia que tienes de ti. Cuando no nos gusta lo que vemos, no sirve de nada echar la culpa al espejo.

El equilibrio o paz mental es la fuente de tu poder. Estar en paz significa ponerse en armonía con las propias fuerzas en vez de oponerse a ellas. Significa ver el panorama general y no dejar que nos distraigan los detalles.

El sosiego de la mente proviene de fijarnos en lo que poseemos, no en lo que nos falta. Cuando asumimos positivamente nuestra vida vemos que todo en ella sirve para algo.

 

Andrew Matthews

 
 

Todo lo que te suceda, todo lo que llegues a ser o todo lo que lleves a cabo, está determinado por tu modo de pensar, por la forma como uses tu mente. Cuando acometes la empresa de cambiar tu mente, de hecho estás cambiando tu vida.

 

Tu actitud es tu forma de encararte con la vida. Es tu tono mental general y tu expresión hacia fuera de tus pensamientos y sentimientos. Es uno de los mejores indicadores de la verdadera persona que llevas dentro. La gente, por regla general, refleja hacia ti la actitud que tienes hacia ella.

 

La mejor manera de saber de qué madera estás hecho consiste en observar tu comportamiento cuando estás presionado por alguien o por algo. Entonces, para bien o para mal, aflora tu verdadero yo.

 

Todo va de dentro a fuera. Lo que haces y dices exteriormente siempre tiene sus raíces en tu vida interior.

 

Estás donde estás y eres lo que eres porque así lo crees; fueron tus creencias las que determinaron tu situación. Si consigues que tus creencias cambien en cualquier área de tu vida, empezarás inmediatamente a cambiar en dicha área.

 

Tu mundo exterior es la expresión de tu mundo interior y no hay vuelta de hoja. No eres lo que tú piensas que eres, sino lo que piensas es lo que eres.

 

Gustarse a sí mismo es algo muy sano. De hecho, es la clave de la eficacia personal y de las relaciones cordiales con los demás. Cuanto más te gustes y te respetes a ti mismo, mejor será tu actuación en todo lo que hagas. Estarás más relajado y positivo. Tendrás más confianza en tu propia pericia. Cometerás menos errores. Tendrás más energía y serás más creativo.

 

El más grave problema de la existencia humana es el temor. El temor roba nuestro bienestar. Es el temor el que hace que nos conformemos con llegar mucho más bajo de lo que en realidad somos capaces. Es el temor el que aparece como causa primaria de los sentimientos negativos, de la infelicidad y de los problemas que surgen en las relaciones humanas. El temor es algo que se adquiere y, por tanto podemos desprendernos de él.

 

Tu vida, hoy, es el producto de todos tus anteriores pensamientos. Tú eres el responsable de estar donde estás y de ser lo que eres. Puedes convertir tu vida en algo maravilloso decidiendo sencillamente que así sea y no permitiendo la interferencia de cualquier otro pensamiento contrario a esto. Todo depende de ti.

 

Brian Tracy

 

Sólo por hoy, seré feliz. Esto supone que es verdad que la mayoría de las personas son tan felices como deciden serlo. La felicidad es algo interior; no es asunto de fuera.

Sólo por hoy, trataré de ajustarme a lo que es y no trataré de ajustar todas las cosas a mis propios deseos. Aceptaré mi familia, mis negocios y mi suerte como son y procuraré encajar en todo ello.

Sólo por hoy, cuidaré mi organismo. Lo ejercitaré, lo atenderé, lo alimentaré, no abusaré de él ni lo abandonaré, de forma que será una perfecta máquina para mis cosas.

Sólo por hoy, trataré de vigorizar mi espíritu. Aprenderé algo útil. No seré un haragán mental. Leeré algo que requiera esfuerzo, meditación y concentración.

Sólo por hoy, ejercitaré mi alma de tres modos. Haré a alguien algún bien sin que él lo descubra. Y haré dos cosas que no me agrade hacer, sólo por ejercitarme.

Sólo por hoy, seré agradable. Tendré el mejor aspecto que pueda, me vestiré con la mayor corrección a mi alcance, hablaré en voz baja, me mostraré cortés, seré generoso en la alabanza, no criticaré a nadie, no encontraré defectos en nada y no intentaré dirigir o enmendar la plana al prójimo.

Sólo por hoy, trataré de vivir únicamente este día, sin abordar a la vez todo el problema de la vida. Puedo hacer en doce horas cosas que me espantarían si tuviera que mantenerlas durante una vida entera.

Sólo por hoy, tendré un programa. Consignaré por escrito lo que espero hacer cada hora. Cabe que no siga exactamente el programa, pero lo tendré. Eliminaré dos plagas, la prisa y la indecisión.

Sólo por hoy, tendré media hora tranquila de soledad y descanso. En esta media hora pensaré a veces en Dios, a fin de conseguir una mayor perspectiva para mi vida.

Sólo por hoy, no tendré miedo y especialmente no tendré miedo a ser feliz, de disfrutar de lo bello, de amar y de creer que los que amo me aman.

Dr. Frank Crane

 

Se puede ampliar el presente tanto como se quiera,

O lanzarse vertiginosamente hacia el futuro,

O dar marcha atrás que es lo más peligroso

Porque ahí están los recuerdos, todos los recuerdos,

Los buenos, los regulares y los execrables.

Ahí está el amor, o sea estás vos, y las grandes

lealtades y también las grandes traiciones.

Ahí está lo que uno pudo hacer y no hizo,

Y también lo que pudo no hacer y sí hizo.

 

Mario Benedetti

 

No cuentan los años de tu vida, es la vida de tus años lo que cuenta.

Adlai Stevenson

 

Si soy incapaz de lavar los platos con alegría, si quiero terminar pronto para sentarme y tomar el postre, también seré incapaz de disfrutar el sabor de ese postre. Con el tenedor en la mano, pensaré en lo que tengo que hacer después, y su textura, su aroma y el placer de comerlo se perderán. Siempre seré arrastrado hacia el futuro y nunca seré capaz de vivir el momento presente.

Thich Nhat Hanh

 

Hay millones de personas que anhelan la inmortalidad y no saben qué hacer en una tarde lluviosa.

 Susan Ertz

 

No debemos dejar de explorar, ya que al final de nuestra búsqueda llegaremos al lugar donde empezamos y lo conoceremos por primera vez.

Thomas Stearns Eliot

 

Solo vives una vez, pero si lo haces bien, una vez es suficiente.

Joe E. Louis

 

La perfección no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en hacer las cosas ordinarias extraordinariamente bien.

 Angelique Arnauld

 

Nunca vemos las cosas tal como son, sino tal como somos nosotros.

 Anais Nin

 

Vive todo lo que puedas; es un error no hacerlo. No tiene mucha importancia lo que hagas en particular, ya que eres poseedor de tu vida. Si no la puedes poseer, entonces ¿que posees?.

 Henry James

 

El camino del descubrimiento no consiste en encontrar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos.

 Marcel Proust

 

Si esperas a mañana, mañana llega. Si no esperas a mañana, mañana llega.

Proverbio senegalés

 

La verdadera cosecha de mi vida diaria es algo tan intangible e indescriptible como los colores de la mañana o de la tarde. Es como recoger un poco de polvo de estrellas o intentar cazar un segmento del arco iris.

 Henry David Thoreau

 

Vivir es tan sorprendente que deja muy poco tiempo para hacer nada más.

 Emily Dickinson

 

Si alguna vez debe haber paz, llegará a través de ser, no de tener.

 Henry Miller

 

El arte de ser sabio es el arte de reconocer lo que debemos pasar por alto.

 William James

 

La felicidad no es una meta, sino una consecuencia.

 Eleanor Roosevelt