TÚ ERES EL VIENTO BAJO MIS ALAS

 
 
 
 
El anhelo más profundo del corazón de un padre es ver a su hijo triunfar en la vida. Sin embargo, ¿cuántos de nosotros reconocemos que el camino más directo hacia el éxito es a través del espíritu? En nuestra sociedad generalmente no nos percatamos de esa conexión.
 
Todo lo contrario: enseñamos a nuestros hijos a sobrevivir, a asumir ciertos comportamientos para obtener nuestra aprobación, a defenderse, a competir, a perseverar a pesar de las frustraciones, los obstáculos y los tropiezos.
 
Aunque en general creer en Dios se considera una buena cosa, el espíritu siempre se ha mantenido separado del éxito en la vida cotidiana. Esto es un error que ha afectado profundamente a nuestra vida desde la infancia.
 
Muchas personas creen ciegamente que el éxito es material y puede medirse en términos de dinero, prestigio o abundancia de posesiones. No cabe duda que todas esas cosas pueden ser importantes, pero poseerlas no es garantía de éxito.
 
 El éxito que deseamos para nuestros hijos debe incluir también muchas facetas que no son materiales, entre ellas la capacidad para amar y sentir compasión, la capacidad para sentir alegría y contagiarla a los demás, la seguridad de saber que la vida tiene un propósito y, por último la sensación de estar conectados con el poder creador del universo.
 
Todos estos aspectos constituyen la dimensión espiritual del éxito, la dimensión que produce satisfacción interior.
 
Las semillas de Dios están dentro de nosotros. Cuando emprendemos el viaje del espíritu, regamos con agua las semillas de la divinidad. Una vida buena no es más que el reflejo de nuestra intención interna.
 
Con el tiempo, las flores de Dios florecen dentro de nosotros y a nuestro alrededor, y comenzamos a presenciar y a reconocer el milagro divino a donde quiera que vamos.
 
Los seres humanos estamos hechos de cuerpo, mente y espíritu. De estos tres, el primer lugar lo ocupa el espíritu, puesto que nos conecta con la fuente de todo, el campo eterno de la conciencia.
 
Cuanto más estrecha la conexión, más podemos gozar de la abundancia del universo, que ha sido organizado con el fin de satisfacer nuestros deseos y anhelos.
 
Solamente cuando estamos desconectados nos vemos en la necesidad de sufrir y luchar. La intención divina es que todos y cada uno de los seres humanos disfrutemos de un éxito sin límites.
 
Deepak Chopra
 
 
Reír mucho y querer mucho, ganarse el respeto de las personas inteligentes y el afecto de los niños; merecer la aprobación de críticos honestos y soportar la traición de los falsos amigos; apreciar la belleza; encontrar lo mejor en los demás; dar lo mejor de uno mismo; dejar un mundo algo mejor, sea por medio de un niño sano, una parcela ajardinada o una condición social redimida; haber jugado y reído con entusiasmo y cantado de forma exultante; saber que al menos una vida ha respirado mejor gracias a que usted ha vivido, haber tenido éxito es esto.
 
Ralph Waldo Emerson
 
 
 
Debe haber sido frío el haber estado a mi sombra
y no sentir la luz del sol en tu rostro
Te contentabas con dejarme brillar, esa es tu forma
Siempre caminaste un paso detrás
 
Así, yo era el que siempre tenía toda la gloria
mientras tú eras el que cargaba con toda la tensión
Un bello rostro sin un nombre por mucho tiempo
Un bella sonrisa para esconder el dolor
 
Puede ser que pareciera pasar inadvertido,
pero lo llevo todo aquí en mi corazón
Quiero que sepas que sé la verdad,
claro que la sé.
Yo no sería nada sin ti
 
¿Supiste alguna vez que eres mi héroe
y todo lo que yo querría ser?
Puedo volar más alto que un águila
porque tú eres el viento bajo mis alas.
 

Bette Midler «Wind Beneath My Wings»

 
Hay dos cosas duraderas que podemos aspirar a dejarles a nuestros hijos: la primera es raíces y la otra, alas.
 
Hodding Carter
 
 
Elige con cuidado aquello en lo que pones tu empeño, porque sin duda alguna lo tendrás.
 
Ralph Waldo Emerson
 
 
El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito. Si ama lo que está haciendo, será exitoso.

 

Albert Schweitzer
 
 

   Página principal   Niños y adolescentes