LA SINGULARIDAD DEL ESPÍRITU

 

 

 

Marva Collins nació el 31 Agosto 1936 en Alabama en una época en la cual la segregación racial era la regla. A los niños de raza negra no se les permitía el acceso a la biblioteca pública y en sus escuelas habían pocos libros.

 

Su padre inspiró en ella valores de excelencia y la ayudó a desarrollar sus grandes deseos de aprender, realizarse e independizarse. Después de graduarse como profesora en el «Clark College» en Atlanta desarrolló su profesión por muchos años en el sistema público de enseñanza.

 

Descontenta por la calidad de la educación tanto en el sistema público como en el privado, abrió su propio colegio en el segundo piso de su casa usando parte de su fondo de pensión; inició su programa educativo con sus dos hijos y cuatro vecinos.

 

 

En 1975 ocupó su primera plaza como profesora en el colegio «Westside Preparatory School» en una zona de Chicago considerada como un «ghetto» y donde los alumnos ya habían decidido que no querían aprender nada.

 

La misión de Marva consiste en ponerse en contacto con estos niños; no tiene simplemente la creencia de que puede ejercer un impacto sobre ellos, sino que posee la convicción apasionada y profundamente enraizada de que los influirá para bien.

 

 

Enfrentada a niños etiquetados como disléxicos y toda otra clase de desórdenes de aprendizaje y de comportamiento, decidió que el problema no se encontraba en los niños, sino en la forma en que se les había enseñado.

 

Nadie les estaba planteando un verdadero desafío, por lo que ellos no habían creído sí mismos. No disponían de referencias en cuanto a verse empujados para avanzar y descubrir quiénes eran realmente o de qué eran capaces.

 

Los seres humanos responden al desafío, y ella estaba convencida de que eso era lo que necesitaban estos niños, más que ninguna otra cosa.

 

 

 

 

Procedió a eliminar todos los viejos libros y en lugar de eso, empezó a enseñarles los autores clásicos. Todos los demás profesores dijeron que no había forma que esto saliera bien, de que estos niños pudieran comprender eso. Atacaron personalmente a Marva, diciendo que iba destruir la vida de estos niños.

 

Pero los alumnos de Marva no sólo comprendieron el material, sino que se entusiasmaron con él. Marva creía fervientemente en la singularidad del espíritu de cada uno de ellos y en su capacidad para aprender cualquier cosa.

 

Se comunicó con ellos con tal congruencia y amor que consiguió que creyeran en sí mismos, lo que para algunos de ellos sucedió por primera vez en sus vidas. Los resultados que ella ha alcanzado durante décadas han sido extraordinarios.

 

Años después funda el colegio «Marva Collins Preparatory School» donde participan activamente sus hijos Cynthia y Patrick . El trabajo de Marva ha sido llevado a la televisión en el film de la CBS «The Marva Collins Story» con Cicely Tyson y Morgan Freeman.

 

Ha recibido numerosas condecoraciones y menciones honoríficas. Durante su mandato, el presidente Ronald Reagan le ofreció el cargo de «Secretario de educación», el cual ella no aceptó para seguir con su escuela.

 

 

 

 

 

Marva le proporciona a sus alumnos poderosas creencias que continuarán configurando sus decisiones no sólo en la actualidad, sino durante toda su vida. Ella les enseña que la sociedad puede predecir su destino pero que sólo ellos podrán determinarlo y dispondrán de una gran oportunidad para interpretar continuamente sus vidas de una forma capaz de crear el futuro que ellos mismos deseen, antes que el futuro que teme la mayoría de las personas.

 

Marva sabe que hay un joven brillante encerrado dentro de cada estudiante y sigue peleando por el derecho de todos los niños a la educación porque cree que cada niño es un triunfador hasta que en alguna parte, alguien le enseña con mucho detenimiento que es un inútil.

 

Marva Collins falleció el 24 Junio de 2015.

 

Recopilado por Elias Benzadon

 

 

 

 

El buen maestro hace que el mal estudiante se convierta en bueno y el buen estudiante en superior. Cuando nuestros estudiantes fracasan, nosotros como maestros, también fracasamos.

 

El éxito no llega a ti, tú te diriges a él. La excelencia no es un acto sino un hábito. Las cosas que haces más veces, las harás mejor.

 

La determinación y la perseverancia mueven el mundo; pensar que otros lo harán por ti, es un camino seguro al fracaso.

 

Cree en ti, piensa por ti mismo, habla por ti mismo, sé tu mismo; la imitación es suicidio.

 

Has nacido para ganar si no pasas demasiado tiempo tratando de fracasar.

 

El carácter es aquello que tú sabes que eres no lo que otros piensan que posees.

 

Marva Collins

 

 

 

 

Página Principal   Personajes inspiradores