EL PODER MAESTRO 8

 

 

 

 

Es momento de dejar de actuar.

Sal de la vorágine de la vida

y haz un espacio para meditar.

Mantente inmóvil, aquieta tu espíritu.

Busca la soledad.

Sólo así podrás ver con claridad.

Ha habido mucho movimiento hasta ahora.

Los caballos están desbocados,

el remolino ha girado incesantemente.

Yergue tu columna, concéntrate en el bajo vientre,

relaja tu cuerpo, observa tu respiración, expándete.

Cierra los ojos y haz el silencio.

Conéctate con la Tierra,

sintiendo el cordón umbilical que los une.

Reposa, descansa, medita.

Luego ve y actúa si es preciso.

 

Lucas Estrella Schultz

 

 

 

 

Cualquier pensamiento, plan, meta o idea, positivos o negativos, implantados permanentemente o que de forma continua guardes en tu mente consciente, será convertido en realidad por tu mente superconsciente.

 

Puedes crearte un mundo en base a los pensamientos que permitas que dominen tu juicio. Si proyectas tu mente sobre las cosas que quieres y la mantienes fuera de las cosas que rechazas, tus metas, cualesquiera que éstas sean, llegarán a materializarse y a formar parte de tu propia realidad.

 

Si utilizas este poder para el bien, entrará sólo bondad en tu vida. Si lo utilizas de modo negativo, te traerá enfermedades y desgracias. La opción es siempre tuya, eres libre de escoger la clase de mundo en el que quieres vivir. Y lo escoges cada día y en cada momento en base a los pensamientos que alberga tu mente.

 

Una vida exitosa es sencillamente una sucesión de días durante los cuales piensas en tus objetivos y en tus deseos y acerca de tu salud, bienestar y prosperidad y te resistes a pensar en algo que no desees que se manifieste a tu alrededor.

 

El primer modo y el más seguro de estimular la actividad superconsciente es simplemente pensar todo el tiempo en tus objetivos. Esto por sí solo te mantendrá feliz y centrado. Hará que las energías superconscientes fluyan a través de ti en la forma de ideas y de motivación hacia la consecución de tu meta.

 

El segundo modo de estimular tu superconsciente es mediante la práctica del aislamiento, consistente en una inmersión en el silencio. Las personas comienzan a engrandecerse cuando empiezan a reservar tiempo para estar solos con ellos mismo. El aislamiento es un tónico maravilloso que da equilibrio y claridad al pensamiento.

 

Te da la oportunidad de reflexionar sobre quién eres y qué es importante para ti. Más que nada, la soledad te proporciona el medio mental de calma y serenidad que hace que las soluciones superconscientes broten de tu mente completamente maduras y sin faltarles ningún detalle.

 

La forma más sencilla de practicar el aislamiento es buscar un sitio silencioso y sentarse allí sin moverse por espacio de una hora. Limítate a sentarte tranquilamente durante toda una hora.

 

La mayoría de las personas nunca se han sentado a propósito solas con ellas mismas durante un tiempo. Si ésta es la primera vez que cultivas el aislamiento, encontrarás la experiencia extremadamente difícil. En los primeros minutos tendrás unas ganas casi irresistibles de levantarte y moverte de un lado para otro.

 

Te será casi imposible estarte sentado sin moverte. Pero si tienes el suficiente autocontrol para aguantar durante treinta minutos, sucederá algo notable: empezarás a sentirte tranquilo, relajado y en paz contigo mismo. Te sentirás feliz y reconciliado con el mundo.

 

Más tarde, en un momento determinado, sentirás un río de energía creativa manando de ti. Empezarás a tener ideas y pensamientos para ser de forma inmediata más feliz y más efectivo. En el momento más oportuno, la respuesta que necesitas a tu problema más acuciante aflorará en tu mente.

 

Te darás cuenta de ello inmediatamente. Cuando termine tu periodo de aislamiento y pongas en práctica la solución que durante el mismo se te ocurrió, te darás cuenta de que es exactamente lo que tenías que hacer. Es casi como si esta solución ideal hubiese sido presentada ante ti por una fuerza esotérica; aunque bien mirado, eso es lo que ha sucedido.

 

El tercer modo de precipitar la actividad superconsciente es visualizando tu objetivo como si ya lo hubieras conseguido. Créate una imagen mental clara y exacta del objetivo o del resultado que quieres alcanzar. Recréate en esta imagen las veces que haga falta hasta que sea acatada como una orden por tu subconsciente y sea remitida a tu mente superconsciente para su realización.

 

La actividad superconsciente normalmente ocurre cuando haces el menor esfuerzo posible por tu parte. Si te olvidas del objetivo o del problema completamente es muy probable que esto estimule el nacimiento de ideas de gran valor.

 

Tener la suficiente confianza como para apartarte por completo del asunto y hacer que tu mente se ocupe en cualquier otra cosa, puede ser muchas veces la causa de la liberación de los poderes que llevas escondidos.

 

Soñar despierto, relajarse en un banco de un parque, escuchar música clásica en soledad o en compañía de gente de nuestro agrado, ir a pasear o entrar de algún modo en comunión con la naturaleza, el sonido del mar en la playa y el sonido del agua del agua discurrir por un riachuelo estimulan la mente superconsciente.

 

Una buena reflexión o idea superconsciente te puede ahorrar mucho tiempo de duro trabajo. Debes resistirte a la tentación de demorar la aplicación de uno o más de estos métodos cuando estás bajo la presión de diversos asuntos. Es precisamente cuando estás más atareado cuando con más urgencia necesitas escuchar tu voz interior.

 

Brian Tracy

 

 

 

A veces no es bueno empeñarse demasiado

Has de cantar como si no te hiciese falta el dinero,

amar como si no temieras el desengaño

bailar como si nadie estuviese mirando,

debe salirte del corazón, si quieres que funcione.

 

Susanna Clark

 

 

 

Mientras el hombre santo rezaba, absorto en su búsqueda espiritual, pasaron ante él un lisiado, un mendigo y un apaleado. Al verlos se sumió en una intensa oración exclamando:

-Gran Dios, ¿cómo es posible que un creador tan bondadoso vea estas cosas y no haga nada?.

Y tras un largo silencio Dios respondió:

-Ya lo he hecho, te he creado a ti.

 

Enseñanza Sufí

 

 

El poder de las imágenes mentales es tan grande, que podemos construir y destruir, sanar y enfermar, amar y odiar con fuerza tal, que las obras de la mente van dirigidas hacia aquello que más teme. El universo hace realidad aquello que deseamos cuando aprendemos a apuntar con precisión hacia la realidad que queremos lograr. El cuerpo y la mente son una unidad, por lo tanto, una enfermedad somática tiene un significado, un objetivo, un mensaje. Los síntomas molestos tienen una razón de ser, son los intentos de nuestros mente para que le prestemos atención y hagamos un cambio en nuestra vida y en la manera de pensar. Un síntoma negativo es índice de un bloqueo en el flujo de la energía, y esa energía es liberada y desbloqueada cuando introducimos un cambio y nos deshacemos de viejos modelos de pensamiento que nos tenían enfermos y paralizados en la evolución fundamental. A veces nosotros mismos oponemos resistencia para curarnos, ya que necesitamos estar enfermos para protegernos de algo, por ejemplo de una pareja inadecuada, de un jefe autoritario, de un cúmulo de responsabilidades, en fin, de tantas cosas y nuestra mente interpreta que es más cómodo sentirse mal, tener dolor de cabeza, gripe o cáncer, que tener que afrontar tantas responsabilidades. Desde el punto de vista holístico, lo que ocurre en el plano mental, ocurre en el plano físico, por tanto, las enfermedades son intentos que hace el cuerpo para recuperar el equilibrio. Por eso se puede dialogar con la enfermedad, preguntándole de qué nos protege, y en ese diálogo, se le puede ofrecer una alternativa sana, de manera que se pueda cambiar la enfermedad por una posibilidad más positiva para el organismo. Cuando caemos con una enfermedad, es porque el cuerpo necesita recargar baterías, entonces, es mejor descansar y buscar algo nuevo que enriquezca el entorno y nos convierta en seres capaces de programar y de hacer realidad la salud y el bienestar propios.

 

Jazmin Sambrano

 

 

 

Cuando el amor escucha, escucha con el oído y el corazón lo que ha quedado sin decir.

 

Daphne Rose Kingma

 

 

 

La sonrisa es el idioma general de los hombres inteligentes. Sólo son tristes los tontos y los delincuentes.

 

Víctor Ruiz Iriarte, dramaturgo español

 

 

El Universo es un maestro paciente y perseverante. Dedica tu atención a las señales y todo transcurrirá con relativa facilidad.

 

Andrew Matthews

 

 

Comunicarse a través del silencio es una conexión entre los pensamientos del hombre.

 

Marcel Marceau

 

 

La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.

 

Paulo Coelho

 

 

La imaginación es generosa y desprendida; la inteligencia calcula y se aferra a lo que sea.

 

Thomas Henry Huxley

 

 

El hombre es sólo la mitad de sí mismo, la otra mitad es su expresión.

 

Ralph Waldo Emerson

 

 

Resuélvete a ser feliz, y tú, y tu alegría formarán una hueste invencible contra la dificultad.

 

Helen Keller

 

 

Esfuérzate a ti mismo a sonreír y pronto dejarás de fruncir el ceño. Esfuérzate a ti mismo a reír y pronto encontrarás algo acerca de lo cual reírte. Entusiásmate y muy pronto te sentirás así. Un ser causa sus propios pensamientos. La más grande alegría que existe en la vida es crear. Deléitate en ella.

 

Lafayette Ronald Hubbard

 

 

 

 

Página Principal   Ego y espíritu