EL PODER MAESTRO 7

 

 

 

Nunca ha dejado de asombrarme cómo aparecen los maestros cuando estamos preparados. En mi caso, mi maestro fue Jackson Browne, quien me enseñó una lección en la letra de una de sus canciones.
 
Llevaba a mi hija mayor, Tracy, de vuelta a casa después de una excursión por el sur de Florida. «Late for the sky» sonaba en el radiocasete del coche. Me entretuve en explicarle la letra a Tracy como una forma de iniciar una conversación. Comencé a repetir la letra en voz alta a medida que sonaba la música.
 
Jackson Browne cantó luego la canción titulada «For a dancer». Yo había oído esa canción centenares de veces, pero en esta ocasión sentí la letra como una parte tan integral de mi que fui incapaz de continuar la conversación con Tracy.
 
Me quedé allí, conduciendo, pensando en lo ciertas que eran las palabras y en lo que significaban para mí.
 
La letra se refería a la mayoría de las personas como bailarines que pasan su vida bailando con pasos dictados por otros. Alentaba a quienes lo escuchaban a examinar sus vidas y convertirse en los coreógrafos de su propia vida, no en meros bailarines de sus existencias, a aprender a sembrar algunas semillas propias y danzar al son de la música que ellos hayan compuesto.
 
Yo sabía que mi propósito en la vida era ayudar a otras personas a obtener confianza en sí mismas, enseñándoles a mirar en su interior, confiar en la sabiduría interna y demostrar el valor en las propias capacidades.
 
Mientras conducía experimenté un instante sublime, sentado en el coche y repitiendo la letra y prometiendo en silencio hacer que el significado de la canción adquiriera vida tanto en mi propia existencia como en las existencias de quienes estuviesen dispuestos a escuchar.
 
Dr. Wayne Dyer
 
 
 
Bajo dos condiciones específicas es como mejor funciona tu mente superconsciente. La primera de ellas es cuanto tu mente consciente se concentra en un cien por cien en un problema o en un objetivo concreto. La segunda es cuando tu mente consciente está ocupada por completo en alguna otra cosa. Debes aplicar los dos métodos sobre cualquier cosa que quieras alcanzar.
 
Hay cinco pasos que puedes utilizar para concentrar todo el poder de tu mente superconsciente en un sólo asunto. Haz frente a cualquier problema que te esté acuciando ahora mismo e intenta este método con él.
 
Tu mente superconsciente te dará la contestación correcta exactamente en el momento adecuado. Cuando la respuesta llegue, debes actuar en base a ella inmediatamente. En un material temporalizado.
 
Si te ves en la urgencia de telefonear a alguien, de decir o hacer algo y ves que es de todo punto correcto, actúa con fe y sigue tus instintos. Siempre resulta que es lo mejor que podrías haber hecho.
 
Si estás teniendo problemas con otra persona y tienes una idea clara de lo que deberías hacer o decir; incluso si ello diese lugar a un enfrentamiento o a una situación desagradable, sigue el dictado de tu corazón y haz lo que tengas que hacer o decir. El resultado será en todo caso igual o mejor de lo que podías haber esperado.
 
La mente superconsciente le permite a uno programarse de forma que recuerde hacer determinadas cosas en ciertos momentos, como podría ser para que te despierte a una hora dada del día o de la noche, exactamente en el tiempo o lugar que lo hayas programado, el pensamiento en cuestión brotará en tu mente.
 
En ti está el decidir utilizar este poder. Si bien éste es un modo simple de utilizar una fuerza poderosa, recuerda que la clave está en tu actitud; cualquier indicio de duda o escepticismo producirá un cortocircuito en el proceso y lo hará fallar.
 
Brian Tracy
 
 
 
Y así, después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar, decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas; decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución; decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un Oasis; decidí ver cada noche como un misterio por resolver, y cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

 Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos; aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar; descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar quien ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir; aprendí que el mejor momento del triunfo que puedo tener, es el derecho de llamar a alguien «Amigo». Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, el amor es una filosofía de vida. Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el cambio de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas, aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo para descansar, ahora simplemente duermo para soñar.

Walt Disney
 
 
En el silencio de mi reflexión percibo todo mi mundo interno como si fuera una semilla, de alguna manera pequeña e insignificante pero también pletórica de potencialidades.Y veo en sus entrañas el germen de un árbol magnífico, el árbol de mi propia vida en proceso de desarrollo. En su pequeñez, cada semilla contiene el espíritu del árbol que será después.Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol, cayendo en tierra fértil, absorbiendo los jugos que la alimentan, expandiendo las ramas y el follaje, llenándose de flores y de frutos, para poder dar lo que tienen para dar. Cada semilla sabe cómo llegar a ser árbol. Y tantas son las semillas como son los sueños secretos. Dentro de nosotros, innumerables sueños esperan el tiempo de germinar, echar raíces y darse a luz, morir como semillas para convertirse en árboles; Árboles magníficos y orgullosos que a su vez nos digan, en su solidez, que oigamos nuestra voz interior, que escuchemos la sabiduría de nuestros sueños semilla.
 
Ira Progoff
 
 
Los sueños indican el camino con símbolos y señales de toda clase, en cada hecho, en cada momento, entre las cosas y entre las personas, en los dolores y en los placeres, en los triunfos y en los fracasos. Lo soñado, nos enseña, dormidos o despiertos, a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta. Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos o en relámpagos de lucidez enceguecedora.
 
Juan Carlos Caramés
 
 
Cuando el alumno esté preparado, el maestro aparece.
 
Robert Fischer
 
 
Cuando tu compromiso sea total, en el sentido de cambiar tu vida o alcanzar un objetivo, los medios que te ayudarán a conseguirlo se presentarán por sí mismos: aparecen conocidos con ofertas, amigos que te prestan libros, anuncios que parecen saltar de la página para reclamar tu atención, o caes en el momento oportuno y el lugar oportuno. La clave está en el compromiso. Que no es desear que ocurra algo. Es una firme decisión que tomas en tu fuero interno, prometiéndote llevarla a cabo cueste lo que cueste.
 
Andrew Matthews
 
 
La buena suerte generalmente les llega a los que la buscan, y es evidente que la suerte golpea muchas veces durante toda la vida, pero si no la aprovechamos con ingenio cuando llega, no se abrirá la puerta y la suerte se irá. La suerte es el chivo expiatorio al que hacemos responsable por nuestros desaciertos y tonterías. Es a lo que le damos un carácter de invencible, cuando no tenemos el menor deseo de lucha.
 
Bill Beattie
 
 
En los anales del mundo cada movimiento ilustre y dominante es el triunfo del entusiasmo; nada ilustre se ha podido lograr sin esa cualidad.
 
Ralph Waldo Emerson
 
 

Página Principal   Ego y espíritu