EL PODER MAESTRO 6

 


 

 

En Inglaterra, en el otoño de 1941, durante los días más aciagos de la Segunda Guerra Mundial, los miembros del gabinete del primer ministro Winston Churchill, instaron a éste a que concertara la paz por cualquier medio, a que buscara cualquier tipo de arreglo con Hitler. 

Dijo que sucedería algo que involucraría a los Estados Unidos en la contienda y que este hecho cambiaría todo el panorama bélico. Cuando se le presionó sobre este extremo y se le preguntó cómo podía estar seguro, contestó:

-Porque he estudiado historia y ésta siempre demuestra que, si eres capaz de aguantar lo suficiente, siempre sucede algo.

El 07 de Diciembre de 1941, sólo unas pocas semanas más tarde de que tuviese lugar el anterior diálogo, los japoneses bombardearon Pearl Harbor. Cuando Hitler se enteró de esto, inmediatamente le declaró la guerra a los Estados Unidos.

De la noche a la mañana todo cambió: el poderío industrial norteamericano se puso en la balanza del lado de la Gran Bretaña. 

La acción unilateral de Japón al otro lado del mundo desencadenó la serie de acontecimientos que permitieron a Churchill conseguir su objetivo de salvar al Reino Unido de ser invadido por la Alemania nazi.

Crónica del siglo XX

 

Tu mente superconsciente aumenta en capacidad si confías en ella y la utilizas. Las personas comienzan a conseguir grandes cosas en el momento en que confían plenamente en este misterioso poder o fuerza que les rodea. Si no la utilizas, la pierdes. Cuando se usa una capacidad mental, ésta se hace más fuerte y más sensible a tus demandas.

Si desarrollas la costumbre de recurrir continuamente a tu mente superconsciente para que te guíe y te dirija, para que te inspire y te ilumine y para que te resuelva los problemas que surjan en tu camino, dicha mente funcionará cada día con más eficiencia y rapidez.

Tu mente superconsciente hace que todas tus palabras y acciones, así como sus efectos, encajen en un patrón coherente con tu auto concepto y tus objetivos dominantes. Cuando estés sintonizado con tu superconsciente, siempre tendrás la inspiración de decir y hacer exactamente lo que sea correcto en cada situación.

A veces saldrán casi sin querer palabras de tu boca que luego resultarán ser las palabras que exactamente había que decir en ese momento. Otras veces, te entrará un deseo urgente de comprar un libro, de telefonear o visitar a alguien, o de escribir una carta o de tomar una decisión, que más tarde se comprueba que era precisamente la cosa que había que hacer en esas circunstancias.

Cogerás un libro o una revista y lo abrirás exactamente por la página en la que está la respuesta que necesitas. Y esto sucederá repetidamente en cuanto tengas confianza en este gran poder.

Sincronismo es un fenómeno que ocurre cuando dos acontecimientos aparentemente no relacionados entre sí suceden al mismo tiempo y, de algún modo, ambos acontecimientos te ayudan a moverte hacia uno de tus objetivos. El único lazo existente entre estos acontecimientos sincronizados es el significado impuesto a los mismos por tus pensamientos y tu meta. Éste es otro ejemplo de actividad superconsciente.

Esta clase coincidencia a veces es llamada la buena estrella y es la facultad o el don de descubrir cosas buenas. La gente que tiene buena estrella parece tener una cosa en común: buscan algo con ahínco. Toda esta gente tiene unas metas muy claras y las cosas buenas que encuentran todas tienen que ver con algo que quieren conseguir.

Cuando la gente ha empezado a usar su mente superconsciente, siempre le comentan a sus amigos que no se van a creer lo que les ha pasado. Otras personas, sin embargo, aunque les pasen cosas aparentemente inexplicables y de extraordinaria coincidencia, les quitan importancia achacándolas a la suerte o diciendo que han sucedido por casualidad.

Vivimos en un universo que está regido por leyes. Nada sucede al azar. Todo lo que ocurre es resultado de unas leyes y principios definidos, aun cuando no sepas cuáles son estas leyes y principios.

Cuanto más puedas aguantar este estado mental de calma, de confianza y de expectación, incluso recibiendo los embates de los avatares tormentosos de la vida, más posibilidades tienes de experimentar el sincronismo y de que te acompañe la buena estrella. Son experiencias deliciosas que siempre te dejan con un sentimiento de felicidad y entusiasmo.

Brian Tracy

Prométete a ti mismo...
Ser tan fuerte que nada pueda perturbar tu paz interior.
    Hablar tan solo de salud, alegría y prosperidad con cada persona que te encuentres.
    Hacer sentir a todos tus amigos que tienen algo que vale la pena en ellos.
    Ver el lado luminoso y soleado de todo y así hacer que tu optimismo se vuelva realidad.
    Pensar sólo en lo mejor, trabajar sólo para lo mejor y esperar sólo lo mejor.
    Ser tan entusiasta por el éxito de otros como lo eres por el tuyo propio.
    Olvidar los errores del pasado y seguir adelante con los grandes logros de tu futuro.
    Plasmar una alegre expresión en tu rostro en todo momento y dar una sonrisa a cualquier criatura viviente con la que te encuentres.
    Invertir tanto tiempo mejorándote a ti mismo que no te quede tiempo para criticar a los demás.
    Ser tan grandioso como para no preocuparte, tan noble como para no enojarte, tan fuerte como para no temer, y tan feliz como para no permitir la presencia de problemas.
    Pensar siempre bien acerca de ti mismo y proclamarlo al mundo, no en voz alta, sino con tus grandiosas acciones.
    Vivir en la certeza de que todo el mundo está de tu lado, tanto, que logres ser verdaderamente lo mejor que hay en ti.
 
Christian Larson 
 
 

Aprende a interpretar los indicios de la manifestación de tus deseos. Ten en cuenta que las cosas, tal como aparecerán en tu vida, no estarán necesariamente relacionadas con lo que te haya indicado tu cerebro racional. Pueden empezar a aparecer en tu vida nuevas cosas, y seguramente te sorprenderá comprobar que cada vez sucede con mayor frecuencia.

También empezarás a observar con mayor claridad la relación entre tus pensamientos y el objeto en que se materializan en tu vida. Las cosas que antes solías clasificar como coincidencias se harán más y más evidentes a medida que practiques los principios de la manifestación. Verás que aparecen personas para ayudarte después de que hayas pensado en estos necesarios ayudantes. Verás aparecer objetos que estaban en tu mente, y que habías olvidado, pero que ahora aparecen en tu vida con mayor frecuencia.

Alguien mencionará una película concreta o una canción o cualquier otra cosa aparentemente irrelevante, y la escucharás una y otra vez, o la película antigua que comentaste que desearías ver, aparece de pronto en la tienda de vídeos ese mismo día. Sé consciente de la relación entre lo que piensas y lo que realmente deseas manifestar. Los indicios empezarán a brotar en una multitud de formas deliciosas e inesperadas.

Todos estos acontecimientos y ocurrencias sincrónicas son el resultado de empezar a vivir en un estado elevado de conciencia. Estás estableciendo conscientemente contacto con la fuente universal de toda energía, que ha estado, hasta ahora, por debajo de tu nivel de conciencia, y que ahora empieza a aflorar a la superficie. Presta mucha atención a los indicios que vayan apareciendo.

Wayne Dyer

  

Las implicaciones filosóficas de la mecánica cuántica apuntan a que todas las cosas del universo, incluyéndonos a nosotros mismos, que parecen existir de modo independiente, son en realidad partes de un modelo orgánico que todo lo encierra, piezas que nunca llegan a separarse unas de otras.

Gary Zukav

 

Todo lo que sucede en tu vida, sucede por algo y ese algo siempre es algo bueno. Siempre. Vivir esta certeza es divino. Y lo único que necesitas hacer es darte cuenta. No más. ¡La vida es tan bella esperando lo mejor en todo momento, que termina por suceder! Cuando vives esperando lo mejor siempre, llegará un momento en que ya no esperes nada y así suceda lo mejor siempre. ¿Irónico? Quizá, pero en la evolución del ser, así sucede. Cree en esto y te alegrarás. Sabe esto y vivirás una ¡tremenda emoción por existir!.

Alejandro Ariza

 

El optimismo es un elemento vigorosamente constructivo, cuya influencia en el individuo equivale a la del sol en la vegetación.

Orison Swett Marden

 

El optimismo es la fe que lleva al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza.

Helen Keller

 

Un hombre consecuente cree en el destino, uno caprichoso cree en la suerte.

Benjamin Disraeli

 

Decide exactamente lo que quieres hacer y luego actúa como si fuese imposible fallar.

Dorothea Brande

 

Página Principal   Ego y espíritu