PARA QUÉ VINIMOS A ESTE MUNDO

 

 

 

Tres poderosas armas que pueden matarnos si no caminamos a su ritmo y tres minutos en los que nuestra vida puede cambiar. Aprovéchalos.

 

Todo en esta vida tiene su momento y, sólo bastan tres segundos para saber qué pasó en nuestro pasado, qué estamos haciendo en nuestro presente, y de ello depende nuestro futuro.

- Pasado: Denominado como lugar turbulento, lleno de nubes negras, rayos estruendosos, personas que no queremos volver a ver en nuestra vida, pero al mismo tempo puede estar lleno de nubes blancas y rayos de luz que iluminan nuestro camino en la vida, y lleno de personas que nos han enseñado mucho en esta vida y quisiéramos volver a encontrarlos para que nos sigan enseñando.

    Muchos dicen que una vez que damos un paso hacia adelante ya hemos dado un paso hacia nuestro presente y el próximo paso que demos será hacia el futuro. Todo depende de cómo nosotros queramos que sean nuestros pasos o el ambiente de nuestro pasado, bien sea negro o claro. Yo personalmente puedo recordar que en mi pasado han cruzado una gran variedad de personas de todo tipo de colores, amigos que como vinieron ya se han ido, pero lo importante es que la enseñanza que vinieron a darme ha quedado bien plasmada en mi. Algo sí me ha quedado claro de el señor llamado pasado:

 

Que fue bueno mientras duró.
Que nunca más va a volver.
Pero que siempre estará esperando a que yo de un paso hacia adelante, 

para recoger mis frutos y preservarlos para el mismo.

 

 

Entre más observo mi pasado con inteligencia más cerca estoy de encontrar mi camino hacia mi destino. Pero antes de llegar al sitio llamado destino debo cruzar un puente llamado presente.

 

 

- Presente: Momento en el cual yo estoy escribiendo este mensaje, claro que para cuando ustedes lo estén leyendo, ya no será presente sino pasado. Ven.¿se dan cuenta? con qué rapidez se va el presente de nuestras vidas, por ello yo he aprendido mucho a disfrutar  de él, ya que cuando este señor está ante nosotros hay que actuar, ya que de él depende nuestro futuro. De este señor he aprendido lo siguiente:

 

Hay que aprovecharlo.
Si cometemos errores rápidamente se los lleva el señor pasado, y de eso no hay remedio.
Y si ganamos puntos con él nos va a beneficiar siempre en el futuro con una sorpresa. Claro ya se ha dicho bastantes veces, que depende de nosotros, en qué caja  guarde nuestra sorpresa una de color blanco o una de color negro. Advertencia las de caja negra vienen con lazo blanco, no se dejen engañar, quédense con las cajas blancas.

 

 

- Futuro: Por fin hemos llegado aquí, vieron, hasta este mensaje ya se puede decir que tiene  vida, claro espero que no vaya a tener una muerte, pero bueno en fin, este es el momento en el cual las personas que hayan ido alguna vez en su vida al teatro, el momento en el cual se abre el telón y estamos esperando por ver qué es lo que va suceder, así también pasa en la vida, el futuro es un telón el cual permanece cerrado, pero ya incluso en ese momento ya se está preparando algo detrás de él, y sólo cuando llegamos a él se abre. De este señor he aprendido lo siguiente:

 

 

   Cuida mucho de el presente, para que este señor no te de una patada en el trasero cundo lo conozcas. es mejor  que te de un abrazo.

 No corras para encontrarlo ya que se sabe esconder muy bien, pero siempre termina tosiendo, y lo terminamos encontrando.

 

 

Para hacer un resumen total del tema, les puedo decir lo siguiente: 

 

La vida tiene tantos colores como la barra de colores de Windows, tiene tantos caminos posibles como el de la tela de una araña, claro que como tal también tiene un final, pero tranquilos yo creo que al final del camino sabremos nosotros o los que nos rodean, para qué vinimos a este mundo.

 

 

1) Pasado: Un minuto para recordar lo que hemos aprendido.


2) Presente: Un minuto para pensar lo que vamos a hacer en el siguiente.


3) Futuro: Y en este tercer minuto, si en el anterior nos preparamos bien para este, sólo nos queda celebrar el que hemos llegado aquí.

 

Cuando cruzamos una calle, ya hemos vivido estos tres, ya que nuestro pasado lo dejamos en la acera de atrás, nuestro presente está en la mitad de la calle, y es cuando nos toca decidir si nos regresamos atrás, o si seguimos para adelante, y cuando ya hemos cruzado la calle, ya hemos llegado a nuestro futuro.

 

David Benzadon

 

   Página principal   Niños y adolescentes