NOS CONECTAMOS CON EL ABSOLUTO

 

 

 

 

 

 

Nació en 1940 y creció en un entorno profundamente religioso en Texas donde la gente rezaba todo el tiempo. Se graduó con honores en la «Universidad de Texas» y obtuvo un doctorado en medicina en la «Southwestern Medical School de Dallas»; sirvió como cirujano de batallón en la guerra del Vietnam y fue condecorado por su valor.

 

Durante su primer año en la práctica médica, el Dr. Larry Dossey tuvo un paciente que tenía un cáncer terminal de pulmón para el cual no había tratamiento médico, la iglesia a la que pertenecía rezó ininterrumpidamente por él y el cáncer desapareció totalmente.

 

El Dr. Dossey no tomó este tipo de casos seriamente hasta que encontró años después la existencia de estudios científicos que mostraban los efectos de la plegaria. Después de años investigando estas evidencias, se convenció que era uno de los secretos mejor guardados de la medicina.

 

 

 

Mucha gente, sin conocer de estos estudios científicos, en algún momento de sus vidas, acuciados por la necesidad o el sufrimiento, han invocado con sinceridad, convicción, fe e intuición natural, la ayuda de aquello en lo que creen y han visto cumplirse esa ley fundamental de la oración: pedid y se os dará.

 

Desde tiempos inmemoriales se ha rezado para curar o ayudar a curar enfermos y el Dr. Dossey ha ido más allá con sus estudios científicos que demuestran que los que rezan mejoran más pero indica que la plegaria no puede sustituir un buen tratamiento, sino que se trata de un complemento muy efectivo y que simplemente parece lógico combinar ambos.

 

 

Se convenció a tal grado del poder curativo de la oración que empezó a rezar por la salud de sus pacientes.

 

A través de muchos años ha mostrado a la comunidad médica, siempre escéptica, los extraordinarios poderes curativos de la oración, sea para uno mismo o para otros, la cual contribuye a la recuperación de una enfermedad o trauma y se puede demostrar científicamente, estableciendo ciertos patrones que orienten esta práctica al indicar que la oración funciona incluso a gran distancia.

 

 

Buscar la orientación general por medio de la oración puede ser más útil que pedir algo específico; si se adopta una actitud compasiva, sincera y amable, se consigue que las oraciones sean realmente beneficiosas y que las oraciones siempre tienen respuesta aunque ésta no sea siempre «sí».

 

Asimismo, debemos tener cierto conocimiento personal del sujeto de nuestra oración; los sujetos por los cuales se reza más tiempo obtienen mayores beneficios que aquellos por lo que se reza menos.

 

 

 

 

En los numerosos estudios que ha llevado el Dr. Dossey, cuyos resultados de las plegarias en la sanación ha hecho públicos,  mostró que grupos de pacientes obtenían una notable mejoría al asignar sus nombres a grupos de oración en distintos países del mundo en comparación con otros grupos por los cuales nadie rezaba haciendo ver que la oración y la cura espiritual pueden ejercer su efecto a la distancia sin que la energía enviada se debilitara; se puede rezar para alguien que está lejos y aún conseguir influir en el resultado.

 

En otros estudios, se asignó un grupo de oración dentro del hospital a determinados pacientes logrando estos una notable mejoría en comparación con otros mostrando una vez más cómo la mente humana puede afectar el cuerpo físicamente.

 

El Dr. Dossey piensa que para que la ciencia médica cumpla su función debe tomar en consideración tres aspectos que son atender la mente, el espíritu y el cuerpo por igual; identificar el significado de la enfermedad y reconocer que el poder para sanar se extiende con frecuencia más allá del cuerpo.

 

Cree que oramos más por gratitud y que son pocas las plegarias de súplica; las oraciones más efectivas son pedidas por personas que tienen cuatro cualidades tales como la empatía, compasión, cuidado y amor ya que una plegaria sin amor es una plegaria desperdiciada.

 

 

 

 

Ha escrito varios libros sobre el poder de la plegaria entre ellos destaco «La oración es una buena medicina», «Palabras que curan» y «El poder curativo de la mente» donde asimismo aboga por una medicina más humana que incluya además de la plegaria, el amor y el poder de la mente inconsciente.

 

La labor del Dr. Larry Dossey se ve apoyada en todo momento por su esposa la Dra. Barbara Dossey quien es reconocida autoridad especialista en enfermería holística, escribe y enseña acerca de la sanación holística; juntos trabajan para introducir nuevas pautas más humanas en la atención médica.

 

Recopilado por Elias Benzadon

 

 

 

 

 

 

Si no sana el sanador, nadie podrá ser sanado.

 

El jardín es una metáfora para la vida y cultivar un huerto es un símbolo de la senda espiritual.

 

Nuestros supuestos generales actúan en el mundo igual que nuestras intenciones u oraciones más conscientes; nuestros supuestos inconscientes pueden dañar a otros, por lo tanto tenga cuidado con aquello por lo que reza ya que podría obtenerlo.

 

El hecho que las plegarias funcionen nos dice algo de una importancia incalculable sobre nuestra naturaleza y sobre cómo nos conectamos con el Absoluto.

 

Dr. Larry Dossey

 

 

 

 

 

 

Página Principal   Personajes inspiradores