LO QUE TRAE EL PRESENTE

 
 

 

 

Amarte es haber comprendido que ocurren en esta vida pequeñas y grandes cosas que hasta ayer desconocía.

 

El amor es una maravillosa energía que duerme en nuestro interior. Cuando el amor despierta en nosotros, crece con una fuerza incontenible que nos eleva.

 

Cada día es como una vida en miniatura. ¡Aprovéchalo!

 

A veces el amor nos hace sufrir, pero esto no significa que sea necesario sufrir para sentirnos enamorados.

 

Hoy tomé la decisión: renuncié a ser un mendigo. Hoy me siento emperador por la fuerza con que vivo. Es que tengo una esperanza más grande que mis anhelos, y sé que de mi destino yo soy el único dueño. He aprendido a disfrutar de la lucha por mis sueños y que puedo ser feliz si valoro lo que tengo.

 

Tienes todo lo necesario para ser feliz. Pero nunca te olvides de soñar un poco más. No inventemos excusas: nunca estamos demasiado ocupados cuando se trata de hacer algo por nuestros sueños. Lo que más te ayuda a cumplir tus sueños es tener fe en que lo lograrás.

 

Tu mayor capital eres tú. Tu mayor inversión es ser fiel a ti mismo.

 

Es injusto pensar que la luna sea menos brillante que el sol. Cada cual ocupa orgulloso su lugar en la creación. Te sentirás débil si crees que los demás son más grandes. Dios te puso aquí porque tiene para ti una misión importante.

 

Es importante hacer lo que quieres y hacerlo lo mejor que puedas. Ten confianza en que así obtendrás el mejor resultado.

 

Crecer no es una obligación: es un compromiso con nosotros mismos.

 

No te conformes con lo primero que encuentres. Tú mereces mucho más y puedes lograrlo.

 

La mejor manera de respetarnos y querernos es descubriendo quiénes somos.

 

Cree en los milagros. ¡Tú eres uno de ellos!

 

Aprende a valorar a tus padres, a demostrarles cuánto los quieres. Ellos te dan todo... y esperan lo mejor de ti.

 

No dejes para mañana tu alegría ni la de las personas que amas.

 

Lo que haces con amor sincero te viene del alma, que es un regalo de Dios.

 

Contagia tu optimismo a los demás. Si siembras sonrisas cosecharás alegrías.

 

Date el lujo maravilloso de compartir tu tiempo con quienes más te quieren

 

¿A quién hacerle caso, al sentimiento o a la razón? ¡Nunca has de arrepentirte si te manda el corazón!

 

Entrando en acción sabrás cuánto eres capaz de dar. Darás sentido a tu vida si hallas la causa por qué luchar.

 

Juega, estudia, lucha, pero también regálate un tiempo para reponerte y descansar.

 

Para triunfar, es preciso ser audaz pero también cuidadoso al decidir cuando arriesgarse.

 

No te dejes vencer por la adversidad. La vida siempre te regala nuevas alternativas para seguir.

 

Correr riesgos hace que tu vida sea menos aburrida y más interesante.

 

Animarse a luchar es indispensable para aprender a ser uno mismo y para crecer.

 

Tienes todo lo necesario para ser feliz. ¡Disfrútalo!

 

No abandones la lucha. La única derrota es darte por vencido.

 

Podrás brillar orgulloso cuando encuentres, al fin, tu misión, desafiar a los vientos gritando: aquí estoy...¡Este soy yo!

 

No confíes todo a tu suerte. Ayúdate prestando atención a las oportunidades.

 

Si te sientes capaz de lograr algo, vencerás el miedo y la inseguridad, y lo lograrás.

 

No busques el porqué de las cosas mágicas. Acéptalas y vívelas como un regalo de la vida.

 

Las palabras más simples, las que entienden todos, son las que quedan grabadas en el corazón.

 

Todos tenemos un talento único. Descúbrelo para especializarte y poder ofrecerlo a los demás. La felicidad es cumplir con tu vocación.

 

Así como en un espejo me reflejo en tu amistad. Todo lo que te doy, tú de algún modo, me das.

 

Aunque mi amigo no esté cerca o no me diga nada, siempre está aquí, conmigo.

 

Una palabra divertida, en el momento justo, puede ayudar a los amigos a superar sus tristezas.

 

Un amigo tolera nuestros defectos de la misma manera que disfruta de nuestras virtudes. Bríndale tu tiempo y un lugar grande en tu corazón.

 

Como una mariposa renace de su capullo, deja que surja ese héroe que tienes adentro tuyo.

 

Atrévete a convertir cada momento de tu vida en una emocionante aventura.

 

Recuerda que lo más valioso de un regalo no es su precio, sino el cariño que nos expresa quien nos lo da.

 

No te desanimes: la tormenta que nubla tu mente pasará. Siempre vuelve a salir el sol.

 

No es malo tener miedo. Lo malo es dejarse dominar por él.

 

No te asustes con los cambios. Son una muy buena oportunidad para mejorar.

 

Cuanto más trabajo te cueste conquistar algo, más lo valorarás después.

 

Ser romántico es saber que el amor es una flor que llena de perfume el alma.

 

El verdadero amor nos hacer ver la diferencia entre vivir y sentirnos realmente vivos.

 

No hay nada mejor que decir la verdad, especialmente cuando de sentimientos se trata.

 

He aprendido a conocerme, a esforzarme por crecer, a pelear por ser yo mismo, a elegir quién quiero ser.

 

No olvides abrazar y expresar tu afecto a las personas que amas.

 

Por más que crezcas nunca pierdas la capacidad para divertirte y jugar.

 

Las alegrías ayudan a vivir. Las tristezas a crecer.

 

No basta con utilizar nuestras cualidades naturales. Hay que cultivarlas para seguir creciendo.

 

Para madurar es necesario corregir tus limitaciones con atención y aprendizaje.

 

Disfruto de cada paso del camino que conduce a ti. Aunque nunca llegase a destino, me sobra para ser feliz.

 

Hay un mundo distinto que vive en nuestra imaginación. ¿Cómo imaginas ese mundo?

 

El esfuerzo es el peaje para transitar por la ruta del éxito.

 

A veces es bueno dejar de lado el orgullo y pedirle ayuda a los demás.

 

No malgastes tu vida y tu tiempo corriendo ciego tras la felicidad. Mira a tu alrededor y muy cerca, en pequeñas cosas la encontrarás.

 

Tener un sueño en la vida es desafiar al tiempo.

 

Aprovecha este día para disfrutar al máximo de lo que realmente te gusta.

 

No te des por vencido. Nunca es tarde para iniciar un proyecto.

 

Ni en el ayer ni en mañana habrá algo más importante que lo que trae el presente: la intensidad del instante.

 

Antonio Mateo Allende

 

 

   Página principal   Amor