HACER SURGIR PODER A OTROS

 

 

 

 

El liderazgo es influencia. Eso es todo. Nada más, nada menos. El que piensa que dirige y no tiene a nadie siguiéndole, sólo está dando un paseo. Una vez que usted ha definido al liderazgo como la capacidad de conseguir seguidores, usted vuelve a trabajar desde ese punto de referencia para decidir cómo dirigir.

 

El liderazgo comienza en el corazón, no en la cabeza. Florece con una relación significativa, no con más reglas.

 

Allí radica el problema. La mayoría define el liderazgo como la capacidad de alcanzar una posición, no de obtener seguidores. Por lo tanto, van detrás de una posición, rango o título, y cuando los adquieren piensan que ya son líderes.

 

Esta forma de pensar crea dos problemas comunes: Los que poseen el status de líder experimentan a menudo la frustración de tener pocos seguidores; y los que carecen de los títulos apropiados pueden no visualizarse como líderes, y por esa razón no desarrollan habilidades de líderes.

 

Cada uno de nosotros influye y recibe influencia de otros. Eso significa que todos nosotros dirigimos en algunas áreas, mientras que en otras nos dirigen. Hacer efectivo su potencial de líder es su responsabilidad.

 

Un líder es grande, no por su poder, sino por su habilidad de hacer surgir poder a otros. El éxito sin que se pueda transmitir a otros es un fracaso. Las personas incapaces de construir relaciones sólidas y duraderas, pronto descubrirán que son incapaces de sostener un liderazgo efectivo y permanente.

 

Sabemos que usted puede amar a las personas sin dirigirlas, pero no puede dirigir a las personas sin amarlas.

 

Nadie puede entender esa cosa misteriosa que llamamos influencia, sin embargo todos nosotros ejercemos influencia constantemente, ya sea para sanar o para bendecir, para dejar marcas de belleza o para lastimar, para herir, para envenenar, para manchar otras vidas.

 

Es por ello, que, la mejor inversión en el futuro es una adecuada influencia en el presente. Y la influencia es una habilidad que se puede desarrollar.

 

Muy a menudo tratamos de ser un «hacer humano» antes de lograr ser un «ser humano». Para despertar confianza, un líder tiene que ser auténtico. Para que eso suceda, uno debe actuar a la manera de una composición musical: la letra y la música deben coincidir. 

 

La integridad es otro factor que determina al líder. Cuando tengo integridad, mis palabras y mis obras coinciden. Soy quien soy no importa donde estoy o con quien estoy.

 

La integridad no es tanto lo que hacemos sino lo que somos. Y lo que somos, a su vez, determina lo que hacemos. Nuestro sistema de valores es una parte de nosotros que no podemos separar de nuestra personalidad.

 

Viene a ser el sistema de navegación que nos guía. Permite establecer prioridades en la vida y sirve de patrón para juzgar lo que debemos aceptar o rechazar.

 

Todo ser humano experimenta deseos encontrados. Nadie, sin importar cuán espiritual sea, puede evitar esta batalla. La integridad es el factor que determina cuál prevalecerá. Luchamos todos los días con situaciones que demandan decisiones entre lo que queremos hacer y lo que debemos hacer.

 

La integridad da origen a las reglas básicas para resolver estas tensiones. Determina quiénes somos y cómo respondemos aun antes de que aparezca el conflicto. La integridad amalgama el decir, el pensar y el actuar para formar una persona completa, de manera que no es permisible a ninguno de estos aspectos estar fuera de sincronía.

 

La integridad nos une interiormente y forja en nosotros un espíritu de contentamiento. No permitirá a nuestros labios violar el corazón. Cuando la integridad sea el árbitro, seremos congruentes; nuestra conducta reflejará nuestras creencias. Nuestras creencias se reflejarán a través nuestro.

 

No habrá discrepancias entre lo que parecemos ser y lo que nuestra familia sabe que somos, ya sea en tiempos de prosperidad o de adversidad. La integridad nos permite predeterminar lo que seremos en tiempos de prueba sin importar las circunstancias, las personas involucradas o los lugares.

 

Nos libera para ser personas completas, a pesar de lo que surja en el camino.

 

Imagen es lo que la gente piensa que somos. Integridad es lo que en realidad somos.

 

John Maxwell

 

 

Todo lo que atendemos crece, la concentración es clave para el éxito. Piensa en qué deseas que se manifieste en tu vida y esto aparecerá, tú atraes con tu concentración aquello que anhelas.

  

Atiende y piensa en aquello que quieres que crezca. Somos responsables tanto por lo que desatendemos como por lo que atendemos. Uno desaparecerá y el otro crecerá.

 

Si algo es cierto del fracaso es que siempre viene cuando dejamos de prestar atención a aquello que para nosotros tiene valor, las cosas que son importantes para nosotros las hemos olvidado, dispersando nuestros pensamientos y nuestras acciones en aquello que quita nuestra mirada de nuestros objetivos.

 

Somos llevados por rumores, mal humores, preocupaciones y temores y perdemos el enfoque de lo que tenemos, podemos y debemos hacer para crear el mundo externo que deseamos.

 

Concentración es la habilidad de centrar las energías y es determinante para el éxito. Cuando nos concentramos en algo ejercemos presión dentro de nosotros y en el mundo exterior para que esto se manifieste.

 

No es que se manifiesta mágicamente, sino que las provisiones para que produzcamos lo que deseamos empiezan a aparecer y nuestra concentración lleva a que veamos estas herramientas y oportunidades de éxito, incorporándolas en el camino que ya llevamos hacia nuestras metas.

  

Ten claro lo que deseas, tus objetivos, lo que quieres lograr en la vida. Si no sabes hacia donde vas no podrás llegar, tus deseos y tus sueños valen y la primera persona que debe creerlo eres tú.

 

 Con tus acciones demuestras lo que crees, tus palabras son vacías e inútiles sin el respaldo de acciones que las confirmen. Una vez que hayas hecho esto, estarás listo para definir metas a corto plazo que serán las piedras de la construcción de tus sueños a largo plazo.

  

Determino no pensar en el pasado o en lo que pudo haber sido, a menos que pueda producir un resultado específico en el presente que me conduzca a lograr mis metas. También desisto de pensar en cosas o personas que no producen lo que es de valor de acuerdo a mis deseos generales.

 

Cuando estoy trabajando en algo específico me concentro en esto, y saco de mi mente todo lo que en ese momento no me es útil para producir el resultado del momento, esto es organización mental.

 

Pongamos nuestros pensamientos, emociones y motivaciones en servidumbre de nuestros objetivos, concentrémonos en lo que si tiene valor, atendamos lo que queremos que crezca y desatendamos lo que queremos que desaparezca. Concentrémonos en las soluciones y no en los problemas.

 

Dejemos de divagar de aquí y allá, haciendo mucho y produciendo poco. Al concentrar nuestras energías en lo que día a día es importante, produciremos mucho a largo plazo. Seamos así gente efectiva, cuya energía se dirigen a producir resultados de éxito para muchos.

  

La conciencia de uno mismo lleva a poder atender a aquello que produce resultados en nuestra vida. Si hacemos lo que amamos, somos disciplinados, constantes, esforzados y concentrados en lo que deseamos vamos a producir resultados exitosos.

 

Atiende a tus pensamientos y evita aquellos que no te lleven a una concentración en lo que estas construyendo para el futuro. Evita las cosas que deterioran tu tranquilidad, felicidad y poder de logro. Se fiel a tus principios, cuando los violas creas en ti una disyuntiva que te quita fuerzas y concentración.

 

Piensa siempre en soluciones no en problemas. Si tu mente se concentra en el problema, harás que este crezca, si se concentra en la búsqueda de soluciones, estas aparecerán y crecerán.

 

Toma tiempo para invertir en las cosas que producen valor como son las buenas relaciones con tus seres amados. Recuerda que lo que quieres cosechar debes sembrarlo primero. Concéntrate en lo que deseas, sigue los principios y tendrás el Universo entero trabajando contigo a tu favor.

 

Alison Salas

 

 

No tenemos alas, no podemos elevarnos,

más tenemos pies para trepar y escalar

paso a paso, más y más,

las nubosas cumbres de nuestros tiempos

 

Las imponentes pirámides de piedra

que hienden como cuñas al aire del desierto

cuando se ven de cerca y se examinan,

son sólo gigantescos tramos de escaleras.

 

Las distantes montañas, que elevan

sus sólidos bastiones a los cielos,

están cruzadas por senderos que aparecen

a medida que ascendemos a lo alto.

 

Los grandes hombres no alcanzaron cimas

mediante un vuelo repentino;

mientras sus compañeros dormitaban,

ellos trajinaban para escalar en la noche.

 

Henry Wadsworth Longfellow

 

 

Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad. Es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones. Es la acción que habla más alto que las palabras. Es hacerse el tiempo cuando no lo hay. Es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas. Compromiso es el material con que se forja el carácter para poder cambiar las cosas. Es el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo.


Shearson Lehman

 

El liderazgo al servicio es servir con compasión y corazón y reconocer que el único liderazgo  válido es el que enriquece a los participantes, el que les fortalece en lugar de debilitarlos.

 

Joseph Jaworski

 

Un líder siempre ve el todo y es consciente de que cada individuo puede ejercer una influencia sobre el todo.

Wayne Dyer

 

 

Entender el pasado y también al presente a partir de un compromiso con el futuro. Cada uno de nosotros nos debatimos cotidianamente entre lo que pensamos que «queremos» hacer y lo que «debemos» hacer. Para encontrar la felicidad debemos entender nuestras vidas de tal manera que lo que sentimos como responsabilidad sea lo que le de el sentido a nuestra vida. Lo que hace que el compromiso nos coloque en una categoría espiritual es que en ese momento recuperamos nuestra singularidad y pasamos a ser especiales, entendemos que no somos reemplazables. Al acudir al auxilio del prójimo, sentimos que nuestra presencia se explica por nuestra misión.

 

Viktor Frankl

 

 

No se puede evadir las responsabilidades de mañana evitándolas hoy.

 

Abraham Lincoln

 

 

Toda la vida es una jugada imprevista, un ejercicio arriesgado. Aquellos que no arriesgan corren el mayor riesgo de todos.

 

Brian Riot

 

 

 

Integración es el proceso que te permite ser consciente de algo que alguna vez reprimiste y escoger disfrutar de ello.

 

Sondra Ray

 

 

Haga hablar a su imaginación, tiene mucho que decirle.

 

Alex Osborn

 

 

La primera clave para la grandeza es ser en verdad lo que aparentamos ser.

 

Sócrates

 

 

Algunas ideas crecen mejor cuando se desarrollan en las mentes donde fueron sembradas.

 

Oliver Wendell Holmes

 

 

Página Principal   Liderazgo