HACER REALIDAD TUS DESEOS

 

 

 

 

  

 

 

 

La ley del hábito es una ley mental vitalmente importante. Explica conceptos tales como la zona confortable, el éxito, el fracaso y cualquier otro principio simple. En ausencia de una fuerza externa o de una abierta decisión por tu parte de hacer algo distinto, seguirías haciendo la misma cosa por tiempo indefinido.

 

Prácticamente todo lo que haces es el resultado del hábito. Tu conducta en cada uno de los aspectos de tu vida está basada en la acumulación de todas las vivencias que has tenido desde tu infancia. Posiblemente la mayoría de tus acciones y reacciones son automáticas, esto es, respuestas inconscientes a los estímulos que te llegan de tu entorno físico y humano.

 

Los hábitos constituyen grandes obstáculos para tu proyecto de convertirte en la clase de persona que deseas. Tu forma habitual de pensar, de sentir, de hablar y de conducirte son a menudo barricadas que se alzan ente el lugar en el que estás hoy y el lugar adonde quieres ir realmente; te mantienen clavado en el suelo.

 

Los hábitos son buenos en tanto en cuanto te sirvan para algo, en tanto en cuando sus efectos sean el enriquecimiento y la mejora continua de tu vida. Sólo cuando estos hábitos aparezcan como un serio obstáculo para tu felicidad tendrás que modificarlos o cambiarlos completamente.

 

Los hábitos más peligrosos que puedes adquirir son los hábitos mentales. Debido al hecho de que aquello sobre lo que continuamente piensas se incorpora a tu vida, tus pensamientos negativos o auto limitativos te hacen mucho más daño que cualquier otra cosa.

 

Tus formas habituales de pensar son, sin duda alguna, las cosas más importantes de tu vida. Vives en un mundo mental. Nada a tu alrededor tiene significado como no sea el que tú le des con tus pensamientos. Si cambias tus formas de pensar, cambias tu vida.

 

El éxito y el fracaso, la felicidad y la infelicidad, son en buena parte productos del hábito, de esos modos automáticos con los que respondes y reaccionas a lo que está pasando alrededor tuyo.

 

El cambiar aquellos hábitos que ya no guardan correspondencia con tus miras más altas es una de las tareas más duras con las que te puedes enfrentar y una de las más esenciales para darle calidad a tu vida.

 

Pero a menos que hayas ya alcanzado un cierto grado de excelencia y perfección, estarás todavía viviendo con hábitos de los que te tienes que desprender si quieres seguir adelante.

 

Ten presente que los malos hábitos son fáciles de adquirir y difíciles en cuanto a vivir con ellos; en cambio, los buenos hábitos son difíciles de adquirir y fáciles en cuanto a vivir con ellos. Tu labor consiste en formar buenos hábitos y hacerlos tus maestros.

 

  

La ley de la actividad subconsciente se enuncia diciendo que cualquier idea o pensamiento que admitas en tu mente consciente como verdadero será aceptado sin objeción alguna por tu mente subconsciente. Desde este instante, tu subconsciente se pondrá a trabajar para acercar dicha idea o pensamiento a tu realidad.

 

En la mente subconsciente, la estación emisora de vibraciones mentales y de energía del pensamiento, es donde se asienta la ley de atracción. Cuando empiezas a creer que algo es factible para ti, tu mente subconsciente empieza a emitir energías mentales y tú comienzas a atraer gente y circunstancias en armonía con tus nuevos pensamientos dominantes.

 

La mente subconsciente regula el tipo de información que, procedente de tu entorno, verás, oirás y conocerás. Te sensibilizará hacia cualquier información que consideres importante. Y cuanto más sentimiento pongas en algo, con más rapidez te alertará tu subconsciente de las cosas que puedes hacer para convertirlo en realidad.

 

Tu mente subconsciente se aplica a llamar tu atención sobre cosas que puedas necesitar para hacer realidad tus deseos.

 

Si comienzas a pensar sobre una nueva meta, tu subconsciente considera este nuevo pensamiento como una orden y se pone al instante a adaptar tus palabras y acciones al objeto de que estén más en línea con el logro de dicha meta. Empiezas a hacer y decir las cosas correctas en el momento correcto a fin de acercarte más a tu nueva meta.

 

 

 

La ley de reversibilidad establece que cuando te sientes positivo y optimista, estos sentimientos generarán acciones y conductas de las mismas características. Pero, también lo contrario es cierto.

 

Si no te sientes positivo y, a pesar de ello, actúas con entusiasmo o jovialidad, tu comportamiento positivo dará lugar a sentimientos positivos, de igual modo que tus sentimientos positivos generan un comportamiento positivo. Tus sentimientos y tu comportamiento son reversibles.

 

Compórtate con entusiasmo y positivismo y pronto te sentirás entusiasmado y positivo. Aunque no puedas controlar tus sentimientos en un momento dado, si puedes controlar tus acciones. Y sin controlas tus acciones, crearás el estado emocional que desees.

 

 

Recopilado por Elias Benzadon

 

 

 

De ningún modo puedo decirle cómo es un hombre que haya alcanzado la realización total de sí mismo, ni lo que llega a ser de él. Jamás he visto uno, y si lo viera no podría entenderlo porque yo mismo no estaría completamente integrado. He tenido que ayudar a innumerables personas a tener un poco más de conciencia de sí mismas y a considerar el hecho de que están formadas por muchos componentes diferentes, luminosos y oscuros.

 

Carl Jung

 

 

Sólo estoy seguro de la santidad de los afectos del Corazón y de la verdad de la imaginación.

 

John Keats

 

 

En tiempos de oscuridad, el ojo empieza a ver.

 

Theodore Roethke

 

 

La mayor parte de nuestras actitudes y conductas auto destructivas son el resultado de simples malas costumbres: la manera en que se suele enfocar o responder a las circunstancias, como suelen ser sus expectativas, creencias o conductas. Empiece a identificar los mensajes que acostumbra a darse sobre sí mismo y su vida. Una vez hecho esto, tendrá que enfrentar el mayor de los retos: formular de nuevo estos mensajes para poder empezar a construir costumbres nuevas y positivas que sustituyan a las antiguas.

 

Allison Price

 

 

Un hábito se supera con otro hábito.

 

Thomas de Kempis

 

 

Siembra un acto y cosecharás una costumbre. Siembra un carácter y cosecharás un destino.

 

Charles Reade

 

 

Todo cuerpo en reposo tiende a seguir en reposo y que todo cuerpo en movimiento tiende a permanecer en movimiento a menos que una fuerza externa actúe sobre él.

 

Isaac Newton

 

 

No hay nada bueno o malo, es el pensamiento el que lo hace.

 

William Shakespeare

 

 

Página Principal   Leyes naturales