LA FORMA EN QUE SE DICE

 

 

 

Un sultán soñó que había perdido todos sus dientes.

 

Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño.

 

-¡Qué desgracia, Mi Señor! –dijo el sabio-. Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

 

-¡Qué insolencia! ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí! ¡Castigadle! –gritó el Sultán enfurecido.

 

Más tarde el Sultán consultó a otro sabio y le contó lo que había soñado. Éste, después de escuchar al Sultán con atención le dijo:

 

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirá a todos sus parientes.

 

El semblante del Sultán se iluminó con una gran sonrisa y ordenó que dieran cien monedas de oro al sabio. Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

 

-¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer sabio. No entiendo porqué al primero se le pagó con un castigo y a ti con cien monedas de oro.

 

El segundo sabio respondió:

 

-Amigo mío, todo depende de la forma en que se dice. Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse. De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

 

La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado.

 

Jaume Soler

 

 

-Mamá, ¿por qué soy ciego? 

-Naciste así y nadie tiene la culpa.

-Mamá, ¿por qué he tenido que ser yo? 

-No lo sé. Tal vez haya un proyecto especial para ti. Hijo mío, tú ves, sólo que usas las manos para ver en vez de los ojos. Y recuerda que no hay nada que no seas capaz de hacer.

-Mamá, ¡estoy triste por no poder ver tu cara! 

-Hijo, tú puedes ver mi cara. Puedes verla con tus manos y al escuchar mi voz, y me conoces mejor que muchas personas capaces de ver con los ojos.

 

Calvin Stanley

 

 

 

La vida no es estática. Los únicos que no cambian de propósito y de idas son los inquilinos de los manicomios y los del cementerio.

 

Everett Dirksen

 

 

Las percepciones son creativas. Si percibimos algo como una obligación, tal es el mensaje que enviamos a nuestro cerebro, el cual produce estados que hacen de ello una realidad. Si cambiamos nuestro marco de referencia para contemplar la misma situación desde otro punto de vista, cambiaremos nuestra manera de reaccionar ante la vida.

 

Anthony Robbins

 

 

El significado de cualquier acontecimiento depende de su contexto. Al cambiar mentalmente el marco de una situación estás en condiciones de reconsiderar tu reacción ante ella. El supuesto del que parte el cambio de marco es que los seres humanos son inherentemente buenos y que todos los comportamientos humanos son útiles de una forma u otra. El objetivo del cambio de marco es permitirte apreciar la intención positiva de que se oculta tras tu conducta y actuar en consecuencia.

Arthur Rowshan

 

 

 

Ver al pequeño como él mismo se ve, aceptar la poca fuerza que tenga lo débil, aprovechar la escasa luz que dé lo mortecino: eso es lo que se llama obrar con naturalidad.

 

Lao-Tsé

 

 

 

Página Principal   Comunicación efectiva