ENSEÑA MEJOR LO QUE MÁS NECESITAS APRENDER

 
 
 
 
Un estudiante estaba cruzando el Ganges en una barca. El barquero era analfabeto. 
 
El estudiante, dirigiéndose a él, le preguntó:
 
-Amigo, ¿has estudiado historia y geografía?
 
-No, -respondió el barquero.
 
Y el estudiante agregó:
 
-Entonces tú desconoces la inmensidad del mundo con todos los pueblos que en él se encuentran. ¡Qué vida malgastada! 
 
Poco después el estudiante volvió a preguntar:
 
-¿Has estudiado ciencias?
 
-No, -respondió el barquero.
 
Y el estudiante añadió:
 
-En tal caso tú careces de una visión profunda de las cosas y has perdido la mitad de tu vida. 
 
De nuevo volvió el estudiante a preguntar:
 
-¿Has estudiado literatura y lenguas extranjeras?
 
Y ante la negativa del inculto barquero declaró:
 
-Has perdido desde luego las tres cuartas partes de tu vida.
 
El barquero permaneció silencioso. Transcurrió el tiempo y de súbito se levantó una violenta tempestad. El viento soplaba con fuerza y la barca estaba a punto de naufragar. El rostro del estudiante estaba desencajado. El barquero, serenamente, le preguntó:
 
-Señor, ¿sabéis nadar?
 
El estudiante respondió, visiblemente preocupado:
 
-No
 
Y el barquero afirmó:
 
-Vais a perder toda vuestra vida.

 

Sri Ramakrishna
 
 
Muchas personas se cruzan en nuestra vida de manera fugaz. Aparecen sin avisar y un día se van, tal vez, sin decir adiós. Tienen una misión que cumplir, son nuestras maestras y maestros. A veces, la lección es sencilla y aprendemos rápido, otras veces, la asignatura es difícil y nos cuesta aprender, en ocasiones, nos duele el no poder entender.
 
Vienen porque los llamamos y pedimos su ayuda. Si vivimos en lo que es, nos enseñan lo que pudo haber sido y si lo meditamos bien, lo que podría ser. En su presencia olvidamos muchas veces para qué los trajimos y nos cuesta entender que aunque sean nuestros maestros, lo somos también de ellos porque todos somos discípulos y maestros a la vez.
 
Pensemos en las personas que han pasado por nuestra vida y reconozcamos con cariño lo que vinieron a enseñarnos. Para ello, tal vez sólo basta con desnudar el recuerdo del manto de drama del que lo habíamos revestido.
 
Elias Benzadon
 
 
 
 
Cada uno de los sujetos que aparecen en tu vida es tu maestro. Aunque nos vuelvan tarumbas, aprendemos, porque nos enseñan dónde están nuestros límites. Que sean nuestros maestros no significa que tengamos que amarlos.
 
Andrew Matthews
 
 
Las personas que nos lo ponen difícil están en nuestra vida porque las hemos puesto allí. Tienen importantes lecciones que enseñarnos.

Wayne Dyer

 

 
A muchos de nosotros se nos ha inculcado que el conocimiento requiere de muchos años de experiencia y de edad, y que los maestros tienen algo que enseñar y nada que aprender de sus discípulos. Sin embargo, cuando empezamos a reconocer que hay un discípulo y un maestro en cada uno de nosotros, nuestra perspectiva cambia. Comenzamos a entender que cada uno de nosotros tiene algo que aprender, y que todos somos igualmente maestros más allá de la edad o las «credenciales» que tengamos. Cuando el discípulo esté listo aparecerá el maestro. ¡Y viceversa!
 
Gerald Jampolsky
 
 
 
Las únicas personas instruidas son las que han aprendido la forma de aprender y de cambiar.
 
Carl Rogers
 
 
 
Acostúmbrese a mantenerse al acecho de las ideas interesantes y nuevas que otros han puesto en práctica con éxito. Su idea tiene que ser original únicamente en cuanto a su adaptación al problema sobre el que está trabajando.
 
Thomas Edison
 
 
 
Enseña mejor lo que más necesitas aprender.
 
Richard Bach
 
 

Página Principal   Viaje interior