EL DESCUBRIMIENTO DE SÍ MISMO

 

 

 

 

 

En toda persona existe una esencia Divina, una chispa Divina. Toda persona logra verla, reconocerla y sentirla algunas veces durante su vida. Es aquello que surge en un padre cuando le presentan a su hijo recién nacido, es cuando nos enamoramos, o cuando alguien se lanza a salvar a otro que está a punto de ser atropellado, cuando nos compadecemos de una desgracia ajena, cuando alguien produce música o poesía o cuando se olvida de sí para emprender un acto heroico. En todos esos momentos actuamos y nos conectamos estrechamente con nuestra esencia.

 

Somos comunes a una misma esencia. El concepto de una mente Divina es la idea de que en nuestro núcleo no sólo somos idénticos sino que, en realidad, somos del mismo Ser.

 

Somos seres colmados de dones, cualidades y sabiduría. Sin embargo, creamos alrededor de esa esencia todo un sistema de creencias conformado por pensamientos positivos alineados con la naturaleza de nuestra esencia, y también por creencias negativas que son las que nos limitan en nuestra vida, a pesar de nuestros deseos y esfuerzos por cambiar. Esos pensamientos negativos nos desconectan de nuestra esencia y, a partir de ellos, comenzamos a colocar una capa áspera y rugosa sobre la gran escultura de Dios.

 

Tal como una planta brota de la semilla y no podría existir sin ella, así también cada acto de un hombre brota de las semillas escondidas en el pensamiento, y ese acto no habría aparecido sin ellas.

 

Tendemos a pensar que vemos las cosas como son, que somos objetivos, y no es así. Vemos el mundo, no como es, sino como somos nosotros. Cuando abrimos la boca para describir lo que vemos, en realidad nos describimos a nosotros mismos, a nuestras percepciones, a nuestro sistema de creencias.

 

Uno no tiene lo que desea sino lo que piensa, todas las cosas se crean dos veces, primero hay una creación mental y luego viene la creación física. Seamos conscientes o no, siempre hay una primera creación en todas partes de nuestra vida.

 

La mente es el instrumento más poderoso que poseemos. El pensamiento es energía y es una energía en movimiento, continua y poderosa.

 

Todo aquello que piensas repetidamente se vuelve realidad en tu universo. Y todo aquello en que la mente insiste, persiste en nuestro universo. No basta el deseo para cambiarlo. A medida que aprendemos a dirigir nuestra mente a conciencia, con intención y atención, vamos logrando en nosotros más de aquel movimiento energético, continuo e integrados que estamos buscando.

 

Yo soy el creador. Somos creadores a través de nuestros pensamientos. Todas las cosas son literalmente una y están interconectadas. El Universo es energía pura, todo en él está hecho de energía; la existencia está hecha de la misma sustancia básica. Esta energía que interconecta a todo en el Universo es maleable a la conciencia humana. Responde de manera increíble a nuestras expectativas. Los pensamientos y sentimientos que irradiamos hacen que nuestra energía fluya al mundo y afecte a otros sistemas de energía.

 

Si deseamos emprender un proceso de crecimiento personal, donde debemos indagar y examinar primero es en nuestro interior, porque desde ahí creamos todas nuestras circunstancias. Aún en situaciones difíciles ha habido momentos sublimes cuando, desde nuestra esencia, algo nos dice lo realmente valioso que somos y lo maravillosa que ha de ser nuestra vida. Podemos retornar a nuestra esencia y expandirla.

 

El Gran Viaje es el que se hace hacia el descubrimiento de sí mismo, al interior del corazón. Conocerse a sí mismo es un viaje de crecimiento, de comprensión del comportamiento, de los estados de ánimo, de las relaciones, de los encuentros y desencuentros. Es descubrir quién eres realmente como un ser íntegro. Permitirte observar tus miedos y trascender tus límites te hace libre. Sin este conocimiento no hay felicidad posible.

 

El proceso de autoconocimiento es la oportunidad que nos llevará a cambios importantes en nuestras vidas, es la oportunidad de descubrir lo que somos en realidad. Mediante el trabajo personal y la observación permanente de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones descubrimos que, detrás de nuestras percepciones y proyecciones, hay un ser lleno de luz y sabiduría que puede trascender cualquier limitante.

 

El ser humano es el dueño del pensamiento, el moldeador del carácter, y el hacedor de las condiciones , del entorno y del destino. Como un ser de poder, inteligencia y amor, siendo señor de sus pensamientos, el hombre tiene la clave de cualquier situación, y contiene dentro de sí ese agente transformador y regenerador por medio del cual hace de sí mismo lo que él quiere.

 

La mayoría de nuestros pensamientos se repiten una y otra vez, hasta convertirse en una creencia. Creer es crear. El pensamiento es creativo, tanto que siempre creamos lo que creemos.

 

Viola Edward

 

 

 

Ese al que encierro en mi nombre está llorando en esa mazmorra.

Estoy siempre atareado construyendo un muro alrededor;

y a medida que este muro asciende hacia el cielo día a día,

pierdo de vista mi verdadero yo en su sombra.

Me enorgullezco de ese gran muro, y lo enluzco con polvo y arena

por miedo a que pueda quedar en mi nombre un mínimo agujero,

y a pesar de todos los cuidados que tengo,

pierdo de vista mi verdadero ser.

 

Rabindranath Tagore

 

 

Los dioses que antes se veían en el mundo exterior y que no enajenaban se ven ahora como arquetipos de nuestra propia mente, del mundo interior. La vuelta al paraíso es, para nosotros, la recuperación de nuestra auténtica realidad, de nosotros mismos. Una vez descubierto el camino de retorno a nuestra realidad primordial, en el que el principio es el fin, comenzamos a crear a cada paso.

 

Juan Antonio López Benedi

 

 

 

Uno nunca llega a casa, pero cuando recorremos las amistosas sendas que se cruzan, el mundo entero parece por un tiempo ser nuestro hogar.

 

Hermann Hesse

 

 

El conocimiento tan sólo se posee si se lo comparte; está protegido por la sabiduría y es socializado por el amor.

 

Libro de Urantia

 

 

Aprender es la transformación que tiene lugar en el cerebro cada vez que se integra en él una información nueva.

 

Marilyn Ferguson

 

 

El conocimiento propio es el comienzo de la sabiduría y éste es el fin del miedo.

 

Jiddu Krishnamurti

 

 

 

Un lugar es tuyo cuando sabes adónde van todos los caminos.

 

Stephen King

 

 

 

Quizás viajar no sea tanto un viaje hacia delante, ni un viaje al espacio, sino un viaje hacia la presencia. El lugar más lejano de la tierra al que se puede viajar es a la presencia de la persona más cercana a ti.

 

 Nelle Morton

 

 

Un viaje de descubrimiento no radica en encontrar nuevos paisajes sino en adquirir una nueva mirada.

 

 Marcel Proust

 

 

 

El inconsciente colectivo es una estructura mental innata que abarca todas las formas del pensamiento universal. Si profundizamos lo suficiente en nuestra mente, hallaremos un nivel que todos compartimos.

 

Carl Jung

 

 

El ser humano se hace y se deshace a sí mismo; en la armería del pensamiento forja las armas con las cuales se autodestruye; también forja las herramientas con las cuales construye para sí mansiones celestiales de gozo, fortaleza y paz. Mediante la elección correcta y la auténtica aplicación del pensamiento, el ser humano asciende a la perfección divina; mediante el abuso y la aplicación incorrecta del pensamiento, desciende por debajo del nivel de la bestia. Entre estos dos extremos están los grados del carácter, y el ser humano es su creador y su dueño.

 

Un Hermoso Mensaje

 

 

Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la visión. Cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la sabiduría, y cuando el espíritu no está bloqueado, el resultado es el amor.

 

Proverbio chino

 

 

Una mano que está siempre abierta o siempre cerrada es una mano paralizada. Un pájaro que no puede abrir y cerrar sus alas jamás volará.

 

Rumi

 

 

Conocerte a ti mismo es fundamental. Sin embargo, lo curioso del caso es que no hay respuesta para la pregunta «¿Quién soy?», porque lo que tienes que averiguar es lo que no eres, para llegar al ser que ya eres. Para ver hay que quitarse las vendas. Si no ves, no puedes descubrir los impedimentos que no te están dejando ver. A medida que te observes dejarás tu existencia mecánica y de marioneta, y llegarás a ser discípulo.

 

Anthony De Mello

 

 

El acto es la flor del pensamiento, el gozo y el sufrimiento son sus frutos; por eso, un hombre recoge el dulce y el amargo fruto de su propia cosecha.

 

James Allen

 

 

 

Página Principal   Viaje interior