CONSEGUIMOS LO QUE TOLERAMOS

Anthony Robbins, más conocido como Tony Robbins, nació el 29 de Febrero 1960 en North Hollywood, California. De origen croata, fue adoptado a los siete años de edad por Jim Robbins.

La mala estructura y ambiente familiar originó fuertes conflictos y problemas de autoestima en la infancia y adolescencia de Tony.  Empezó a trabajar en una empresa de mantenimiento para ayudar económicamente a su familia, pero a los 17 años se marchó de casa debido a una fuerte discusión con su madre, donde llegó a amenazar a Tony con un cuchillo.

¿De dónde viene su misión? Inicialmente quería eliminar su dolor y el de otros. ¿Cuál era su dolor y cuáles eran las fuentes del dolor y cómo las controló? En el centro hay una gran madre que lo amaba, pero que no era estable en su vida. Al principio, vinculó eso con todo, que sólo era su mamá. No entendía que era alcohólica y adicta a los analgésicos, porque no conocía otra cosa. Él debía ser la persona que hacía todo porque su madre no salía de la casa. Debía convencer al farmacéutico de darle más Valium, porque ella había perdido su frasco, sin pensar que ella tomaba más y más de eso. Ella desarrolló una dependencia hacia él.

Cuando se fue a la universidad, hizo todo lo que pudo para evitarlo. No porque no quisiera que fuese, sino porque no quería perderle. Se puso más violenta, y sólo mide 1,55 metros, pero le atacaba, le tomaba del pelo y le tiraba contra la pared, o le decía que él mentía sobre algo, le tiraba jabón líquido por la garganta hasta que vomitaba, cosas locas. Pero no quiere calumniarla porque no sería quien es sin ella. Le hizo ser un psicólogo práctico. Resolvió cómo mantenerla equilibrada, como asegurarse de que no afectara a sus hermanos, cómo complacerla. Le hizo ser muy complaciente al principio de su vida, seguro; produjo un impulso en él porque tuvo que hallar la forma de tener una vida que no sería así para su familia.

Tony era un chico que no tenía ninguna certeza, pero estaba seguro de una cosa. No iba a crecer y tener una familia que sufriría lo que él había sufrido. Entonces, construyó y creó a este tipo llamado Tony Robbins. Como pasó por todo eso, tiene músculos y fuerza. Tiene fuerza espiritual. Tiene un corazón enorme y una mente sabia.  Y por eso puede llegar a cualquiera. Ha estado en los lugares más oscuros y espeluznantes, y debido a eso puede elevar más alto a la gente.

Tony inventaba unos mantras donde decía lo mismo una y otra vez: «Soy totalmente imparable». Lo repetía durante una hora mientras salía a correr. Pronto, luego de días de repetirlo, eso era lo que estaba en su cabeza. Necesitaba un futuro atractivo. Necesitaba algo para seguir avanzando. Si nada te hace avanzar, te conformas con lo que hay. Se levantaba y no tenía dinero. Entonces decía: «La riqueza de Dios circula en mi vida. Su riqueza fluye hacia mí en una avalancha de abundancia. Mis necesidades, deseos y objetivos se ven satisfechos por la inteligencia infinita, porque soy uno con Dios, y Dios es todo».

Veía la riqueza de Dios en el amor, en la amistad, en las intuiciones, las ideas y la emoción, en la energía de su cuerpo y de su alma, en su avidez y deseo de progreso y de realizar cosas. No solo decía esas palabras. Se esforzaba en él más que en otra cosa; porque si era más inteligente, más valioso, con más habilidad, podía agregarles valor a otros. Se dio cuenta de que, si quería lograr su destino, debía ser más listo. ¿En quién quería convertirse o cuál será su destino aquí? Si descubría qué creencias y valores le controlaban, podía literalmente rediseñarse.

Se formó en Programación Neurolingüística, hipnosis ericksoniana y coaching. Es un motivador, coach y escritor. Está casado con Bonnie Pearl «Sage» Robbins. Enseña, transmite valores y vivir acorde a las leyes universales de la naturaleza. Es un gran comunicador que sabe transmitir perfectamente sus objetivos.

Es un gran filántropo. Disfruta de dar, por lo que recibe mucho. En 1991 crea «The Tony Robbins Foundation». Es una fundación sin fines de lucro creada para capacitar individuos y organizaciones para hacer una diferencia significativa en la calidad de vida de las personas a menudo olvidadas. Están dedicados a crear cambios positivos en las vidas de los jóvenes, las personas mayores, los hambrientos, las personas sin hogar y la población encarcelada, todos los que necesitan un impulso que prevea una forma de vida más feliz y profundamente satisfactoria.

Esta fundación promueve que el secreto de vivir es dar y que sólo aquellos que han aprendido el poder de la contribución sincera y desinteresada, experimentan la alegría más profunda de la vida: la verdadera realización.

Recopilado por Elias Benzadon

 

 

La mayoría de las personas sobrestiman lo que pueden hacer en un año, y minimizan lo que pueden hacer en dos o tres décadas. No has vivido lo suficiente para tener esas décadas extra, así que no lo arruines. Hay tiempo. Si te das algo más de tiempo, y eres más amoroso contigo, creo que encontrarás que tienes mucho para dar. Tú recién comienzas y no lo arruinarás. Te tomarás tiempo para desarrollarte completamente y encontrarás la manera de disfrutar el proceso.

Vamos a darle una mirada a la fuerza que controla cada idea, sentimiento y emoción de sus vidas. Las creencias, los valores y las reglas que literalmente controlan su forma de pensar y actuar. Nos pondremos en forma emocionalmente porque la vida viene a buscarte. Buscamos las malezas y las arrancamos. Si llegan a la fuente que controla todo, van a cambiarla. No vine para arreglarlos porque no están quebrados, y lo sé. Incluso si creen que lo están, estoy aquí para mostrarles que no es así. Quiero que sepan que experimentarán un descubrimiento, cuando alguien dice: «Me tomó diez años cambiar», lo que realmente descubren es que el cambio pasó en un momento. Tomó diez años para llegar al momento donde dijeron: «¡Nunca más! ¡Renuncio! ¡Comencemos! ¡Te amo! ¡Acepto! ¡Se terminó! La vida entera cambia en un momento.

Si vas a culpar a alguien por todo lo malo, también cúlpalo por todo lo bueno. Si vas a darle crédito por todo lo que está mal, también dale crédito por todo lo que está bien. No les pido que dejen de culpar. Digo que culpen con elegancia, con inteligencia, con eficiencia. Culpen con el alma no con la cabeza. Porque la vida no es tan simple ni en blanco y negro. Mi madre me pegaba mucho. Ella me amaba. Tenía temor de que me marchase. Yo era su fuente de todo. Yo la culpo por toda la belleza en mi vida. La culpo por tener la mujer que tengo en mi vida, porque adoro a mi esposa porque sé qué es lo opuesto. La culpo por la capacidad de sentir y cuidar. La culpo por mi sed insaciable de terminar con el sufrimiento humano. Porque yo sufrí mucho. De haber sido la madre que yo quería, yo no sería quien tengo orgullo de ser. Esa es la verdad.

 

Los problemas nos hacen crecer. Los problemas esculpen nuestra alma. Los problemas nos hacen ser más. Si entendemos que la vida siempre pasa para nosotros, y no a nosotros, se termina el juego, y desaparecen el color y el sufrimiento. Tu padre, tu problema es tu regalo. Él tuvo el papel que debía tener. De ser el padre perfecto que ella quería, ella no tendría ni la mitad del impulso que tiene. Ni un tercio. Nos concentramos con pequeños problemas que agrandamos para no lidiar con los problemas grandes que tememos.

Creo que muchos no conocen los patrones que los controlan. Debes saber qué quieres realmente en esta etapa de tu vida. ¿Qué necesitas? ¿Cuáles son los disparadores que te vuelven loco, y vale la pena abandonarlos? Hay que decidir como cuando ejercitas músculos, que te esculpirás en lo que eres capaz de ser, en vez de lo que sea que la vida y las circunstancias te brindaron como oportunidad de ser. Conseguimos lo que toleramos. Decidiré qué quiero. No toleraré nada dentro de mí menor de lo que pueda ser, hacer, compartir o dar.

Fuimos hechos para amar incondicionalmente. Y cuanto más lo hacemos, más experimentamos lo humano en la humanidad. Experimentamos nuestra verdadera naturaleza y nos sentimos profundamente vivos.

¿Cuáles son los dos miedos más profundos que tienen? ¿Dónde tenemos la capacidad de mostrar eso y más sino en una relación íntima? ¿Dónde queremos que nos necesiten, nos quieran, valoren y amen más? Esta es el área donde la energía puede cambiar. A veces la gente va de lo más alto a lo más abajo. Enfrenten lo que más temen cara a cara. Porque del otro lado, cuando llegan a ese lugar y saltan ese vacío que está frente a ustedes, eso que es desconocido, ese futuro, encontrarán que mucho más genial de lo que imaginaron. Lo que hace que una relación funcione es realmente simple. Se necesita una valentía increíble, porque los lleva al lugar más sensible de sí mismos. Es el lugar donde las recompensas son más grandes. Si quieren hablar de espiritualidad, es maravilloso. Sentarse a rezar es hermoso. Ir a una cueva a meditar no es un logro. Intenten estar veinticuatro horas, siete días a la semana con el humano que aman y cuyo amor desean y traten de crecer espiritualmente allí. Ahí es donde serán desafiados, y no por ustedes mismos.

 

Realmente no creo que la gente esté satisfecha quedándose donde está. Y la razón es que la vida es crecimiento. Quizá por un tiempo es agradable tomarse un respiro: «Me gusta estar aquí. No quiero buscar algo nuevo. Déjenme respirar y apreciarlo todo». Pero si te sientas en la mesa del éxito por mucho tiempo, te aburres. El progreso es felicidad. Si estás creciendo en algo, las finanzas, tu espíritu, emociones, tu relación, tu cuerpo, te sentirás mejor. Para eso estamos hechos. Estamos hechos para crecer y poder brindar algo. No puedes dar lo que no tienes.

¿Qué es una vida extraordinaria para ustedes? Quiero que identifiquen qué es la vida para ustedes. ¿Es construir un jardín o escribir poesía? Entonces hazlo y siéntelo. No te conformes. Que no te atrapen las otras partes. ¿O hay un sueño que abandonaste? Creo mucho en el crecimiento, pero hay muchos caminos, y no tengo la ilusión de que el mío es el mejor o el único, o el camino correcto o algo así. Soy solo un camino para alguien que quiere probar algo nuevo y decir: «Miraré a la humanidad a través de otros ojos. Me miraré a mí mismo con otros ojos, y quizá sienta un nivel de energía que no sentí en décadas, años o nunca. Y luego tomaré eso y abriré mi vida a un nuevo nivel». Para eso estoy aquí.

Hay una conexión con lo divino, una conexión para saber que es más que tú mismo, y creo que es algo sanador. A veces, en la vida queremos avanzar, pero hay algo que nos hace retroceder. La conciencia humana es un dispositivo interesante porque el cerebro está siempre aprendiendo. Y la tarea primordial del cerebro es hacer que sobrevivas. Siempre buscar formas de protegerte y con frecuencia, en la vida, tenemos experiencias y reaccionamos a ella. Es como un músculo que se contrae. Pero lo mantienes contraído. Nunca más lo relajamos. Y eso limita lo que podemos aprender.

Sana al niño y el hombre aparecerá.

Anthony Robbins

 

Página Principal   Personajes inspiradores