EL CENTRO DE UNA VIDA SANA Y FELIZ

 

 

A menudo, cuando alguien se disculpa, la otra persona acepta las disculpas diciendo, «olvídalo».

Pero ¿tienen el mismo resultado olvidar y perdonar?

Ésta es una pregunta importante ya que el perdón se encuentra en el centro de una vida sana y feliz. El perdón protege las relaciones y también protege a la persona que perdona. Recordemos la historia que el psiquiatra y escritor Robert Coles nos cuenta acerca de Ruby, la niña de color que fue integrada en una escuela elemental del sur de Estados Unidos.

Cada día, los alguaciles federales tenían que escoltar a Ruby entre una multitud que la escupía y la insultaba. La niña, que tenía cinco años, no parecía sufrir daños emocionales con aquella ordalía, un hecho que asombraba a Coles hasta que descubrió que Ruby rezaba cada día pidiendo a Dios que perdonara a sus agresores.

Pero ¿qué es perdonar? ¿Es lo mismo que olvidar?

Olvidar se hace por interés o comodidad. Queremos estar libres de recuerdos molestos, por lo que intentamos olvidar hechos problemáticos. Olvidar es un método erróneo de conseguir paz de espíritu.

Cuando se hace bien, es como la amnesia. Cuando olvidamos el pasado, podemos interaccionar, en el presente con las personas o las cosas del pasado que han creado un problema.

Lo que ocurre es que, lo que olvidamos, no necesariamente desaparece. Si entierras algo en el patio trasero, lo único que consigues es que no se vea. Las cosas que olvidamos quedan enterradas bajo el consciente, pero viven bajo la superficie y se manifiestan en nuestros sentimientos y actividades.

Aparecen en los sueños y en los dibujos que hacemos y siguen formando parte de nuestras vidas, tanto si somos conscientes de ello como si no lo somos. Es mucho mejor acordarse de acontecimientos problemáticos, sentir los efectos de la memoria y resolver la cuestión de una forma que lleve a la curación auténtica. Esto sólo ocurre cuando perdonamos.

El perdón conlleva dar amor. Es una manera de decir:

-Voy a prescindir de tus malas acciones, no voy a amargarme y voy a seguir queriéndote de todos modos.

Cuando perdonamos, alcanzamos la paz de los dioses y nos volvemos dioses. Dios no tiene pecados imperdonables, eso sólo nos ocurre a las personas. Recuerda el himno que dice «Él siempre proclama que perdona», no dice:«Él siempre proclama que olvida». El perdón nos permite seguir amando y empezar la curación. Es cuando perdonamos que recibimos.

En su escritorio, Dios tiene tres placas. La primera placa dice:

-Todo lo que tú olvidas yo lo recuerdo, y todo lo que tú recuerdas, yo lo olvido.

¿Por qué? Porque Dios sabe que olvidar significa que las heridas no se curarán. Se infectarán bajo la superficie y nos harán enfermar mental, física y espiritualmente.

Ruby no habría podido protegerse olvidándose de la multitud que la amenazaba; lo único que podía protegerla era el perdón. Cada vez que perdonamos, empezamos una vida nueva, libre del pasado y abierta al amor. Recuerda que el perdón no sólo tiene que darse en la relación con los demás sino también en la relación con uno mismo.

Estás aquí para servir, no para que te sirvan. Todos los santos profetas están de acuerdo en esto, estamos aquí para dar, no para obtener. Por esto, intenta perdonar hoy a alguien.

Dedica un rato a recordar algo que hayas intentado olvidar, algo malo que te hayan hecho. Recuerda, piensa, siente, comprende y luego perdona. Esto requiere práctica pero de momento basta con dejar de olvidar y empezar a perdonar.

Dr. Bernie  Siegel

 

Al hombre, junto con la apetencia de vivir, le domina el ansia, tan fuerte como aquella, del olvido.

Hermann Hesse

 

A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho.

Jacinto Benavente

 

Dios me perdonará, es su oficio.

Heinrich Heine

 

Enseñemos a perdonar; pero si enseñamos también a no ofender, sería más eficiente.

José Ingenieros

 

El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.

Nada envalentona tanto al pecador como el perdón.

William Shakespeare

 

El perdón es la única venganza aprobada por el Universo.

Silvia Schmidt

 

El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió.

Madre Teresa de Calcuta

 

El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar.

Martin Luther King

 

La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón.

Juan Pablo II

 

Lo mejor que puedes dar a tu enemigo es el perdón; a un oponente, tolerancia; a un hijo, un buen ejemplo; a tu padre, deferencia; a tu madre, una conducta de la cual se enorgullezca; a ti mismo, respeto; a todos los hombres, caridad.

John Balfour

 

Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes.

Khalil Gibran

 

Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar.

San Juan Crisóstomo

 

No escatimes el perdón: es imposible caminar con tantas heriditas abiertas. Perdona todas las viejas heridas y cicatriza con resinas de amor.

 Zenaida Bacardí de Argamasilla

 

Perdón es una palabra que no es nada, pero que lleva dentro semillas de milagros.

 Alejandro Casona

  

Perdonando demasiado al que yerra se comete una injusticia con el que no falla.

 Baltasar Castiglione

 

     Página principal   El perdón