BUSCA LOS PROBLEMAS PORQUE NECESITAS SUS DONES

 

 

 

Voy andando por un sendero. Dejo que mis pies me lleven. Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorta la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

 

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad.

 

Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.

 

Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa. 

 

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

 

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

 

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo.

 

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.

 

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

 

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

 

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.  

 

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.  

 

Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja:

 

-¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?   

 

El niño se encoge de hombros y me contesta:

 

-¿Por qué me lo preguntas a mí? Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras, los obstáculos los trajiste tú.

 

Jorge Bucay

 

 

No debería haber duda alguna de que somos los autores fundamentales de la mayoría de nuestros problemas y desgracias. Las consecuencias que estamos experimentando son debidas a nuestra propia conducta, pero somos muchos quienes intentamos echarle la culpa a otros. A menos que nos demos cuenta de que somos nosotros los que estamos creando nuestros problemas, tendremos que seguir pagando por nuestros actos, una y otra vez.


Al enfrentarse a cualquier apuro que tenga, será sabio que antes de nada se señale a sí mismo con el dedo. Usted es la mayor causa de los problemas de su vida. Usted los ha creado y ha decidido quedarse con ellos.

 

Muchos de los problemas que tiene en la actualidad son resultado de decisiones que tomó o de cosas que hizo en el pasado. Muchos de los problemas que experimentará en el futuro serán debidos a decisiones que tomará o a acciones que hará hoy o mañana.


La negación de la realidad no hará que la vida sea mejor. Echar la culpa a la gente, a las cosas o a los acontecimientos raramente, si es que lo hace alguna vez, solucionará nuestros problemas. No hay nadie más que pueda solucionar nuestros problemas porque su eliminación depende de nuestra voluntad de ser responsables de haberlos ocasionado, y luego de hacer algo al respecto.


Para rectificar cualquier deficiencia o fallo de nuestra vida es necesario actuar. En muchas situaciones, quedarse parado buscando a alguien o algo al que transferir la culpa, puede ser altamente peligroso. En lugar de aferrarse a todos sus problemas, aprenda a regalar algunos de ellos.

 

Cuando deje de echar la culpa de sus problemas al resto del mundo, ganará poder y control sobre su vida. Sea responsable de los problemas en todas las áreas de su vida. Usted no es un ser desvalido que se encuentra sujeto a fuerzas oscuras y misteriosas.

 

Ernie  Zelinski

 

 

Antes de poder atender a algo o a alguien, debo aprender a atenderme a mí mismo.

Me trato a mí mismo como me gustaría que me tratasen los demás.

En un minuto puedo cambiar mi actitud, y en ese minuto puedo cambiar el día entero.

Cuanto más cuido de mí mismo, menos resentimiento e irritación tengo, y más cariñoso me muestro conmigo mismo y con los demás.

Pensar sólo en mí mismo es como comer todos los días el plato favorito y otra vez el mismo plato, y otra, y otra, y otra, y otra.

Una de las mejores maneras en que puedo ayudar a otras personas consiste en ayudarlas a cuidar mejor de sí mismas y en premiarlas cuando lo hacen.

Cuando otras personas tienen buen cuidado de sí mismas, son más felices consigo mismas y también conmigo.

Incluso más que ser amado me importa ser amante.

Podemos tener juntos una relación maravillosa cuando yo la tenga conmigo y tú la tengas contigo.

Cuando todas las personas del mundo cuiden mejor de sí mismas, todo el mundo se sentirá mejor cuidado, y tal vez entonces, por fin, podamos empezar a cuidar más los unos de los otros.

 

Spencer Johnson

  

 

Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?. Tienes el poder para ser libre en este momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante. No digas «No puedo» ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido deL humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes. Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella. No te quejes, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas ya son ganancia.

 

Facundo Cabral



Somos nosotros mismos los que creamos nuestro destino cada día. La mayoría de los males que padecemos son susceptibles de ser achacados a nuestro propio comportamiento.


Henry Miller

 

El mayor creador de problemas que jamás conocerás es la persona que contempla cómo te afeitas en el espejo cada mañana.

 

Jaime Lopera Gutierrez

 

 

Los matrimonios discuten a menudo sobre un montón de trivialidades. Si éstas se analizan con atención, se descubrirá que, casi siempre, la verdadera causa del problema se halla en la indiferencia o en la ignorancia acerca de todos estos temas.

 

Napoleon Hill

 

 

No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don. Busca los problemas porque necesitas sus dones.

 

Richard Bach

 

 

¿Debo atormentarme con problemas que tal vez nunca ocurran? ¡No! El mañana yace sepultado con el ayer y no pensaré más en él. Viviré este día de mi existencia.

 

Og Mandino

 

 

Si tienes problemas es que estás dormido. La vida no es problemática. Es la mente la que crea los problemas. Busca solucionar el problema del yo, que es el que está generando los problemas . La espiritualidad va directamente a la raíz, a rescatar tu yo, el auténtico, que está ahogado por barreras que no lo dejan ser libremente.

 

Anthony de Mello

 

 

Empezamos a darnos cuenta de que el problema somos, de alguna manera, nosotros mismos, pero no sabemos qué hacer con ese descubrimiento. No tenemos suficiente poder para frenarnos.

 

Marianne Williamson

 

 

Nada real puede ser amenazado. Nada irreal existe.

 

Un Curso de Milagros

 

 

Página Principal   Mente y pensamiento