AQUELLAS COSAS QUE DESPRECIÉ INDIFERENTE


 

 
 

Llegará un día, lo sé, en que se apagará en mis ojos la visión de esta tierra. La vida me dirá adiós en medio del silencio, corriendo ante mi rostro su último telón.

 

Las estrellas, no obstante, velarán por la noche, y llegarán como siempre las mañanas, y se alzarán las horas, como olas marinas, impulsando hacia arriba penas y placeres.

 

Cuando pienso en mis últimos momentos, la barrera del tiempo se desmorona, y contemplo a la luz de la muerte tu mundo y tus tesoros esparcidos por doquier. El último de sus seres, la menor de sus vidas, tienen un gran valor inestimable.

 

¡Váyanse enhorabuena las cosas inútiles que siempre ambicionaba, todo lo que fue mío! ¡Haz que sólo posea de veras lo que nunca quisieron ver mis ojos, aquellas cosas que desprecié indiferente!

 

Rabindranath Tagore «Gitanjali»

 

 

Siempre has de creer que el universo es un lugar amistoso. El mundo verdaderamente quiere que triunfes. Despréndete del control bajo el cual la mayoría vive sus mejores años y opta por ser curioso. Descubrirás que, si vives de este modo, una fuerza más poderosa que tú te conducirá paso a paso a tu mejor vida. Literalmente te conducirá a tu llamada.

 

Cada uno de nosotros tiene algo especial que debe hacer en el mundo. El secreto de la pasión es el propósito. Una vez que descubres a qué estás llamado, esa apasionante causa por la cual puedes dar la vida, tu corazón empezará a cantar y tendrás más pasión, poder y paz interior que la que nunca habrías imaginado.

 

Descubrir un sueño poderoso al cual puedas entregar la vida te dotará de enorme poder, impulso y energía. Un sueño poderoso te da esperanza.

 

Una de las principales razones para descubrir y establecer una visión personal o una causa central en la vida es centrarte en las prioridades más altas. Cuando sabes lo que más importa en tu vida puedes seleccionar mejor qué haces y qué no haces.

 

La necesidad más profunda del corazón humano es la de vivir por algo más elevado que nosotros mismos. Todos tenemos un anhelo profundo de mostrarnos al mundo de un modo que deje una huella en la vida de los demás y nos conecte con un propósito que trascienda los límites de nuestra vida.

 

Todos tenemos hambre de saber al final de nuestra vida que no hemos pasado en vano por el planeta. En cuanto encuentras tu llamada, tu objetivo principal, tu destino vital, entonces ingresas en un modo totalmente nuevo de ser.

 

Dejarás de preocuparte por ganar dinero o por ser famoso o por progresar en tu carrera, y empezarás a ocuparte de hacer lo que te corresponde para crear un mundo nuevo y convertirlo en un lugar más lleno de amor. Y en ese momento la mejor parte de ti empezará a sentirse feliz.

 

En un nivel más profundo, te sentirás mejor contigo mismo como ser humano. Empezarás a sentirte realizado, sentirás que tu vida importa. Y entonces tu vida adquirirá la calidad de la grandeza. Cuando cambias la obligación de sobrevivir por un compromiso de servicio a los demás entonces los éxitos están asegurados  en tu vida.

 

No descubres tu destino. Él te descubre a ti. Mientras más recuperas tu ser auténtico, más se desplegará ante tus ojos tu destino. En la medida en que encuentres tu ser esencial y lo presentes al mundo para que todos lo veamos, ingresarás en el flujo de la vida. Y, al hacer esto, tu destino te encontrará a ti.

 

No hay que tomar nada demasiado en serio. Vive cada instante, dedícate a vivir en un estado de gracia continua. Intenta permanecer completamente presente en cuanto se despliega ante ti. El pasado se ha ido hace tiempo. Nunca dejes que tu ayer se adueñe mucho de tu hoy.

 

El futuro no es real, es sólo una ilusión. Lo único que cuenta para mí es el encantamiento de cada minuto. Vivo en el fluir mismo y tomo las cosas según vengan. Sigo a mi corazón.

 

Tantas personas se quejan de que no tiempo suficiente y sin embargo desperdiciamos gran parte del tiempo que ya tenemos. Y nos pasamos la vida buscando el inalcanzable cofre del tesoro sólo para descubrir que los verdaderos tesoros eran las cosas más sencillas que siempre tuvimos pero que ignorábamos por completo que las teníamos.

 

La mayoría de las personas siempre está corriendo hacia esa tierra de fantasía que creen resolverá todos sus problemas y les llenará de alegría. Se dicen que serán felices cuando terminen esto o lo otro. Pero creo que la felicidad no es un lugar adonde llegas, es un estado interior que creas.

 

Cualquiera puede ser feliz, la felicidad es asequible para todo el mundo en este instante. Sólo tenemos que detenernos y prestar más atención a los tesoros que ya nos rodean. Así que ahora mismo vivo la vida al máximo. Tengo los ojos abiertos. He despertado. Amo cada momento de esta gran aventura.

 

Todo sucede cuando dejas de vivir en la cabeza y empiezas a abrir el corazón. Estás saliendo de tu cabeza y acercándote al corazón y allí viven todas tus respuestas. Vivir en la cabeza es jugar sobre seguro con la vida. Tratas de prever las cosas. Planificas y te inquietas por el pasado, el presente y el futuro.

 

Pasas tanto tiempo analizando lo que podría ser que pierdes la vida que necesitas vivir. El modo ideal de aprender de la vida es estar presente en cada momento que se te presenta, y no puedes hacer eso si estás dominado por tus pensamientos.

 

No importa cuánto poseamos: nada, nada puede colmar cualquier vacío que sintamos en nuestro interior. Como seres humanos, todos tenemos agujeros dentro, vacíos que anhelan ser llenados. Busca en tu interior. Haz lo que tengas que hacer para completarte. Llena tus propios agujeros. La puerta de la plenitud se abre hacia dentro, no hacia fuera; la primera prioridad de todo ser humano es hacer este trabajo hacia dentro.

 

Ir hacia dentro significa que encaras las cosas que te limitan porque sabes lo fantástico que eres en realidad como tus creencias incorrectas, las falsas suposiciones, los miedos y los sesgos personales. Si encaras esas cosas de un modo muy concreto, te puedes sentir mucho mejor en tu mundo exterior. Mientras mejor limpies tu mundo interior, más hermoso será tu mundo exterior y uno de los elementos principales de ese trabajo interior es abrir el corazón.

 

Abrir el corazón consiste en vivir con amor, estar abierto a las posibilidades humanas, confiar en el perfecto despliegue de tu vida, estar más vivo. Empieza a vivir en la maravilla de tu vida. Ten más valor en la vida.

 

Abrir el corazón también consiste en confiar más a menudo en tus instintos y estar abierto a las sorpresas que se tejen dentro y fuera de nuestra vida. Consiste en acoger lo inesperado y estar disponible para todos los milagros que te esperan.

 

Si miras las cosas desde una perspectiva más elevada puedes ver que cosas aparentemente desvinculadas están en realidad relacionadas. Eso es un milagro. Un milagro sólo es un desplazamiento mental que te ayuda a ver las cosas de otra manera. Si continuamente te mantienes abierto a ver la vida de maneras nuevas, finalmente verás los milagros que están ocurriendo.

 

Mientras más abierto estés, más verás que cosas aparentemente desvinculadas que te han sucedido en la vida forman parte de un sistema coherente más amplio. Muchas cosas te están esperando. La clave es confiar.

 

Sabía que tenía que confiar en que todo lo que me había ocurrido en el pasado y todo lo que sucedería en el futuro formaba parte de un programa perfectamente orquestado para conducirme por el camino de mi destino y de mi verdad más alta. Quizá sea el momento de probar un nuevo sistema de actuar en la vida, de vivir más momentos propios del corazón.

 

Sé más amor y se te abrirán las puertas de todo un nuevo mundo. Una vez que empieces a vivir la vida plenamente y desde el lugar más profundo de ti mismo, y queriéndote tal cual eres, todo te cambiará para mejor. Vive la vida como una meditación en el amor, el amor a los demás, el amor a ti mismo y el amor al mundo.

 

Robin Sharma

 

 

El poder del amor es omnipresente. Sucede que lo que no se ve, nos parece que no existe. Sin embargo, todo poder mundano es frente a él, como un barco que tuviera la falsa idea de ser insumergible. El poder del amor no se esconde. Se lo puede ver en el florecimiento de las flores y los árboles, en el juego de colores del arco iris, y en todo lo que esté lleno de belleza, lleno de misterio y prodigio. Pero su aroma tan especial sólo alcanza a los corazones de los verdaderos amantes. Sólo los ciegos exigen ver los prodigios. Los que ven reconocen lo prodigioso en todas partes a donde miran.

 

Hans Kruppa

 

 

Tiempo presente y tiempo pasado se hallan quizá presentes en el tiempo futuro y el tiempo futuro dentro del tiempo pasado. Si todo el tiempo es eternamente presente, todo el tiempo es irredimible. Lo que pudo haber sido es mera abstracción quedando como eterna posibilidad solamente en el mundo de la especulación. Lo que pudo haber sido y lo que fue apuntan a un solo fin, que está siempre presente. Hay un eco de pisadas en la memoria allá por el pasaje que no tomamos hacia la puerta que nunca abrimos a la rosaleda.

 

Thomas Stearns Eliot

 

 

El huracán de los milagros sopla perpetuamente. Día y noche los fenómenos, en tumulto, surgen a nuestro alrededor por todas partes y, lo que no es menos maravilloso, sin turbar la majestuosa tranquilidad del Ser. Este tumulto es la armonía.

 

Victor Hugo

 

 

Disfruta de las pequeñas cosas porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des cuenta de que eran «las grandes cosas».

 

Robert Brauli

 

 

Vive como si fueras a morir mañana; aprende como si fueras a vivir siempre.

 

Mahatma Gandhi

 

 

La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de los lentes correctos.

 

Alejandro Dumas

 

 

El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He aquí por qué se nos escapa el presente.

 

Gustave Flaubert

 

 

Es en el presente donde está el secreto; si prestas atención al presente, podrás mejorarlo. Y si mejoras el presente, lo que sucederá después también será mejor. Cada día trae en sí la eternidad.

 

Paulo Coelho

 

 

No lleves nunca a cuestas más de un tipo de problema a la vez; hay quienes cargan con tres: todos los que tuvieron, todos los que ahora tienen, y todos los que esperan tener.

 

Eduard Hake

 

 

La rendición significa desapego, dejar quienes somos en el más absoluto misterio, poner el alma en primer lugar y el mundo material en el segundo. El hombre que se rinde está siempre despierto, siempre alerta. Buscamos el desapego no para que nada nos afecte, sino porque de ese modo tenemos espacio suficiente para descubrir lo que es real.

 

Deepak Chopra

 

 

No es posible asegurar el futuro. Sólo es posible perder el presente.

 

Ivan Klima

 

 

El secreto de la felicidad es tener gustos sencillos y una mente compleja. El problema es que a menudo la mente es sencilla y los gustos complejos.

 

Fernando Savater

 

 

Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá.

 

Pau Casals

 

 

El hombre que tiene más éxito que sus compañeros es aquel que desde muy pronto ha discernido con claridad su objetivo y dirige habitualmente hacia él sus poderes. El genio mismo sólo consiste en una observación precisa fortalecida por la firmeza de los propósitos. Todo hombre que observa atentamente y resuelve con rapidez se convierte inconscientemente en un genio.

 

Edward Bulwer-Lytton

 

 

Si fijas el curso de una estrella podrás navegar en medio de una tormenta.

 

Leonardo Da Vinci

 

 

Ser lo que somos y llegar a ser lo que somos capaces de ser es la única finalidad de la vida.

 

Baruch Spinoza

 

 

Tenemos lo que buscamos. Está allí todo el tiempo y si nos damos tiempo se nos dará a conocer.

 

Thomas Merton

 

 

Allá lejos en el sol están mis aspiraciones más altas. Puede que nos las alcance, pero puedo alzar la vista y ver su belleza, creer en ellas y tratar de seguirlas.

 

Louise May Alcott

 

 

Hay una mecha dentro de ti que está a la espera de ser luz en tu alma. Cuando esa llama interior queme con brillo, sentirás un magnífico despertar.

 

Bradford Keeney

 

 

Cada año que vivo estoy más convencida de que el desperdicio de la vida consiste en el amor que no damos, en los poderes que no usamos, en la egoísta prudencia con que no arriesgamos nada y que elude el dolor pero también pierde la felicidad.

 

Mary Cholmondeley

 

 

Día normal, permíteme ser consciente del tesoro que eres. No dejes que pase sin verte a la espera de un mañana perfecto e incierto. Un día hundiré las uñas en la tierra o el rostro en la almohada o me estiraré o alzaré las manos al cielo y desearé más que nada en el mundo tu regreso.

 

Mary Jean Iron

 

 

Tu visión sólo será clara cuando observes tu corazón. El que mira fuera, sueña. El que mira dentro, despierta.

 

Carl Jung

 

 

Sin un corazón rico, la riqueza es un feo mendigo.

 

Ralph Waldo Emerson

 

 

Ningún pesimista ha descubierto el secreto de las estrellas ni navegado a una tierra que no está en los mapas ni abierto un cielo nuevo para el espíritu humano.

 

Helen Keller

 

 

Dicen que la enfermedad nos vuelve muy egoístas, porque pasamos la mayor parte del tiempo observándonos y dedicándonos nuestra atención. Puede ser. Pero también es cierto que nos vuelve más humildes, porque las dificultades y las miserias pasadas agotan cualquier reserva de soberbia por mucha que se conserve, y nos incita a apreciar los pequeños detalles, a disfrutar de las pequeñas cosas, a entender que el cielo está ahí para que lo miremos, y es mucho más tremendamente bonito y más interesante que los escaparates.

 

Raphael, cantante

 

 

Página Principal   Viaje interior