AMOR A LA VIDA

 
 
 
 
 
El estudiante encuentra al rabino en un estado de ánimo triste y le pregunta:

-Maestro, ¿por qué estás tan triste? ¿Estás triste porque no has llegado al máximo conocimiento y no has alcanzado las máximas virtudes?.
 
El maestro le respondió:

-No, no estoy triste por ello. Estoy triste porque no me he convertido totalmente en yo mismo.
 
Relato jasídico
 
 
 

En todo ser humano hay un óptimo de lo que puede llegar a ser y hay cosas que este ser humano no podrá ser nunca. Muchos hombres malgastan su vida en querer convertirse en lo que no pueden ser y en rechazar lo que pueden ser. Por esta razón hay que tener en primer lugar una idea clara de lo que puede y no puede llegar a ser alguien, cuáles son los propios límites y cuáles las posibilidades.
 
El objetivo del arte de vivir consiste en relacionarse de tal modo con la realidad exterior e interior, con las propias fuerzas espirituales y físicas, que pueda desarrollarse el amor a la vida. Sorprendentemente la mayoría de las personas creen que para vivir una buena vida no es necesario ejercitarla.
 
El amor sólo es posible cuando dos personas se vinculan desde el núcleo central de su existencia , cuando cada uno se experimenta a sí mismo partiendo de ese núcleo. Sólo este «vivir desde el núcleo central» es realidad humana, sólo aquí se encuentra la energía vital, sólo aquí se halla la base para el amor.
 
El amor así vivido es un reto constante, no es un lugar de descanso, sino que significa moverse, crecer, trabajar conjuntamente. El que al hacerlo se experimente armonía o si se producen conflictos, si reina la alegría o la tristeza, tiene sólo una importancia secundaria frente al hecho fundamental de que dos personas se viven desde la esencia de su existencia, de que se unifican entre sí, en lugar de huir de sí mismos.
 
Erich Fromm
 
 
Muchas veces te dije que antes de hacerlo había que pensarlo muy bien,
que a esta unión de nosotros le hacía falta carne y deseo, también;
que no bastaba que me entendieras y que murieras por mí,
que no bastaba que en mis fracasos yo me refugiara en ti
Y ahora ya ves, lo que pasó, al fin nació:
al pasar de los años, el tremendo cansancio que provoco yo en ti
Y aunque es penoso lo tienes que decir.
 
Por mi parte esperaba que un día el tiempo se hiciera cargo del fin
Si así no hubiera sido yo habría seguido jugando a hacerte feliz
Y aunque el llanto es amargo piensa en los años que tienes para vivir
Que mi dolor no es menos y lo peor es que ya no puedo sentir
Y ahora tratar de conquistar con vano afán este tiempo perdido
que nos deja vencidos sin poder conocer
eso que llaman «amor» para vivir...
 
Pablo Milanes
 
 
El amor sabrá abrir la mente, levantar el ánimo, apuntalar la autoestima, ablandar el corazón, despertar el alma, renovar la esperanza, arrojar luz, revelar la verdad, develar el significado, agregar seguridad, ofrecer consuelo, liberar la risa, fomentar el entusiasmo, suscitar misericordia, equilibrar acciones, integrar partes, zanjar diferencias, superar dificultades, resolver conflictos, otorgar poder, curar enfermedades, poner fin a la desesperación echar abajo murallas, desenredar problemas, redimir errores, crear cooperación, armonizar voces, borrar el odio, descubrir la satisfacción, brindar confianza, hallar alegría, hacer la paz, unir a todos los seres.
 
Kathleen Keating
 
 
Cuando era niño, una mujer iba de vez en cuando a mi casa a cocinar y limpiar. Yo la quería mucho y seguí tratándola de adulto, hasta que falleció. De pequeño no me gustaba comer, pero ella se daba sus mañas para convencerme. Me servía un plato y yo lo probaba y decía:
-¡Qué rico! ¿Qué tiene?
-Humm humm -contestaba ella
Nunca me explicó qué era eso, pero supongo que cariño. Así que el ingrediente secreto quizá sea «humm humm».
 
Dustin Hoffman, actor
 
 
No es lo que damos o lo que hacemos lo que cuenta. Lo que cuenta es lo ponemos en lo que damos o lo que hacemos.
 
Elias Benzadon
 

Página Principal   Amor