AL FINAL DESCUBRIREMOS QUE NO EXISTE FINAL

 

 

 

No importa hacerlo bien, importa hacerlo plenamente, entonces, está bien.

 

Los pensamientos agresivos son como bombas, ¡desactívalas!.

 

Os amo y estáis en mí y cuando estoy lejos no os extraño, porque sólo se echa de menos lo que está fuera de uno.

 

Donde sea que estés, cualquier cosa que hagas, tu deber es permanecer siempre pleno y puro. Si un día encuentras en tu camino oscuridad, conviértete en luz.

 

El Caminante, mientras está vivo, jamás está detenido. Cuando seas Caminante, todo lo controlarás totalmente.

 

Si ves todo oscuro, no es que todo sea oscuro, es que eres incapaz de percibir la luz. Verás todo oscuro mientras no seas capaz de convertirte en Luz.

 

Cuando unas el camino con la meta, descubrirás que la meta está en cada paso que das, que todo el itinerario es una fiesta permanente.

 

Mientras el hombre no sea sensible, de poco o nada podrá enterarse del mundo.

 

El silencio de calidad es un buen lugar para encontrar las mejores respuestas. Sólo cuando dejen de hacer ruido tus pensamientos, podrás oír la voz de tu Chamán interior. Meditar no es pensar que no hay que pensar; meditar es sentir el silencio de cuerpo eterno.

 

Las piedras hablan a quienes no están sordos; todo es una enseñanza cuando estamos atentos.

 

Cuando los dioses bajaron, revelaron sus secretos a los árboles. Antes de irse pidieron a los animales acompañarnos, a las montañas protegernos, a los ríos que nos enseñen a fluir.

 

He bajado a deciros que la palabra difícil es una convocatoria a la impotencia. Cuando tu mirada retorne a tu interior, volverá la canoa invisible a conducirte al río de la transformación.

 

Estamos diseñados para volar. Si olvidaste volar, es hora de retomar las alas.

 

Si te identificas con la forma, ella te confundirá y la esencia de vista perderás.

 

Somos buscadores de la libertad trascendental, aquello que se expresa en ausencia de límites y de lamentables dependencias. Estad muy atentos porque es peligroso ocupar otro sitio, es peligroso recorrer otro sendero.

 

Cuando perdones los errores de los demás, te habilitarás para aprender de las experiencias ajenas. Cuando te observes sin autoengaños ni ilusión, comprenderás que tu Chamán interior tiene, siempre tuvo, todas las respuestas. A medida que avanzas, lo externo y lo interno se irán uniendo. La respuesta a muchas preguntas está escrita transparente, en el silencio.

 

Cuando seas abierto y flexible, cuando encarnes el amor y el humor, nada más podrá herirte, todo te fortalecerá. Harás mucho mejor, hagas lo que hagas, cuando te liberes de la necesidad de hacerlo bien. Entrégate plenamente a lo que hagas, disfruta al hacerlo, lo demás no es importante.

 

Cuando aprendas a Amar, ya nunca más serás víctima de la falta de Amor. Cuando te enamores del Amor, brotarán en ti los más sagrados sentimientos, los pensamientos más puros, los actos más desinteresados, la vida más plena. Quien ama poco está enfermo, quien ama con condiciones es tonto, quien no ama está muerto.

 

Cuando ames lo que hagas, podrás descubrir que haces lo que amas, como quien descubre que se encontraba en el paraíso y no se había dado cuenta de ello.

 

No busques la felicidad; ella está en ti, sólo tienes que, modificando tu percepción, amar y disfrutar cada acto, cada momento, cada respiración.

 

Si alguien te ha herido, te ha dado la posibilidad de amar en el contexto de los seres con fortaleza y valor. Amar es simplemente dejar fluir el amor que dentro nuestro existe en abundancia. El Amor es la llave que abre todas las puertas.

 

No te preocupes por lo que pasó, nunca más será, extrae empero su enseñanza; no te preocupes del futuro, es una mera ilusión, en especial no intentes conocer el futuro cuando ni siquiera conoces profundamente el presente.

 

Quien no fluye en el río sagrado de la vida, se ahoga. Si dependes de alguien para estar bien, estás perdido. No corras, disfruta, no te agobies, sé Feliz. Vive. Sólo trata de vivir.

 

Lo que te molesta en los demás, es que aún no lo tienes trabajado en ti.

 

Cuando tu visión sea clara, no te equivocarás más de camino. ¿Qué haces ahí sentado en el cómodo sillón de la rutina? Une tu corazón con tu espíritu a través de la danza y danza, que el Universo todo es una eterna danza de átomos.

 

La libertad es un regalo que debes preservar hasta la conclusión del viaje.

 

Cuando encuentres en todo una enseñanza y seas capaz de reírte de las adversidades, puedes estar seguro, has encontrado la vida.

 

Desde un nivel de conciencia, somos espontáneamente felices, porque somos la vida y ella es armonía; desde un nivel de condicionamiento somos infelices, resultado de esa nefasta programación.

 

La vida es una escuela para quien está atento.

 

El que uno lo pase mal, no depende tanto de las circunstancias externas, como de la modalidad perceptiva que cuando está influida por una secuencia interminable de pensamientos termina generando malestar.

 

La vida es un sendero de belleza para quien está despierto. La vida es una secuencia de interminables oportunidades para seguir creciendo.

 

Es necesario y urgente desligar la felicidad de la saciedad de deseos. Preservar sólo los deseos superiores mas nunca apegos ni dependencias.

 

Quien olvida lo interno ha perdido el sentido de su vida y con el tiempo su vida misma. Cuando absorbas el instante plenamente, tu instinto hecho intuición descubrirá la eternidad hecha cotidiana canción.

 

Quienes temen a la vida, temen a la libertad, refugiándose en la esclavitud de los pensamientos, en las cadenas de las adicciones, en la prisión de lo convencional. Quienes temen a la vida, están más muertos que vivos.

 

Hay gente que se enamora de los cubiertos y se queda sin comer y en medio de un interminable banquete, muere de hambre.

 

No olvides que de la siembra que realices, un día cosecharás.

 

Sólo puede conocer a Dios, quien conoce la vida plena.

 

Hay quienes confunden la puerta de la cárcel con la puerta de la libertad. Hay quienes desde su prisión hablan de la libertad, como si ella fuera sólo una palabra.

 

Muchos hombres creen que lo que creen es la única verdad. En estos casos, a menudo, la verdad es que son esclavos de lo que creen. Hay gente que cuando descubre que su estupidez le impide crecer, en un acto de extraño heroísmo, decide renunciar a crecer.

 

La intuición es una canoa que está en la otra orilla; para llegar allá, hay que cruzar el río de pensamientos.

 

Sólo es libre quien no reacciona desde un nivel de condicionamiento. La vida está llena de sorpresas y cuando venga un pensamiento o sentimiento negativo, no te identifiques con él, obsérvalo como a un extraño y, si no te acercas ni lo alimentas, rápidamente se desvanecerá.

 

Los caminos sin obstáculos a menudo a ninguna parte conducen. Todos los caminos tienen obstáculos mas sólo al principio, son la preparación para el resto del itinerario.

 

Cuando aprendas a estar bien sin motivo, habrás descubierto la clave de la felicidad. Cuando no dependas del halago, ni te desequilibre la calumnia, habrás encontrado la puerta a la vida verdadera.

 

Cuando seas capaz de dar la Bienvenida a todo, incluso a los problemas y dificultades, cuando seas capaz de aprender en las más diversas circunstancias y ver a quien te hace daño, no como un ser negativo sino como alguien desequilibrado, un ser carente de amor buscando afecto y equilibrio de manera inadecuada, es que estás volviendo otra vez a cultivar esa parcela de Universo que se te entregó un día. Entonces sentirás que todo es una oportunidad para seguir creciendo, que la vida es una Fiesta.

 

Luchar contra los problemas equivale a combatir contra las sombras que tú mismo proyectas. Los problemas no existen, sólo son oportunidades diferentes para seguir creciendo.

 

Una semilla puede producir un árbol, una chispa puede producir un incendio. Lo más pequeño puede ser grande, lo pequeño también es importante.

 

Todo aparece en forma espontánea cuando estás preparado.

 

Cuando seas un mero observador de tus pensamientos, ellos ya no serán cadenas que aprisionen tu corazón.

 

Al transitar por el camino chamánico, no cambiarán los que te rodean, ni tus problemas desaparecerán; cambiará tu percepción de ellos y lo que te afectaba no te afectará, y todas devendrán en oportunidades para crecer y florecer. Cuando tú hayas cambiado, aunque hagas el mismo trabajo, todo será diferente.

 

Ven y naveguemos en el océano de la trascendencia, ven, que tu canoa está diseñada para conducirte lejos, donde se acaba este mundo y comienza otro. Al final, descubriremos que no existe final.

 

Luis Espinoza «Chamalu»

 

 

Nuestro espíritu es la energía creativa del Universo que se mueve a través de nuestros cuerpos, manifestándose en este mundo. Nuestra forma es el cuerpo físico; nuestra mente y nuestra personalidad, los medios a través de los cuales el espíritu se pone en marcha.
 
Aunque ni el espíritu ni la forma podrían existir el uno separado del otro en este plano físico, hasta que no aprendamos a escuchar y confiar en la intuición, el espíritu y la forma estarán en continuo conflicto. Mientras que nuestra parte espiritual anhela una vida más plena y energética, un cambio, una realización interna, nuestra forma física busca la seguridad y teme el riesgo y los cambios.
 
Cuando somos pequeños, la conexión entre el espíritu y la forma está relativamente abierta, pero al hacernos mayores, y al aprender a evitar nuestra conciencia intuitiva en favor de una conducta más convencional que concuerde con el mundo que nos rodea, esa conexión primaria se ve bloqueada.
 
Perdemos el contacto con el espíritu y olvidamos el propósito por el que hemos venido a este mundo. Perdemos la visión creativa de nuestras metas y nuestros ideales espirituales, que proceden de la esencia espiritual. El cuerpo, la forma, se convierte en lo primordial aunque nuestro ser espiritual aún busca su expresión. Esa es la razón por la que nos sentimos insatisfechos y desequilibrados.
 
Aunque estemos disfrutando de algún tipo de éxito material, aun así, no nos sentimos felices. En un esfuerzo por remediar este desequilibrio, urgentemente buscamos gratificaciones inmediatas a través de más éxitos materialistas y manteniendo relaciones superficiales con otras personas.
 
Sin embargo, debido a que desconocemos la verdadera causa de nuestro desasosiego, nuestra falta de conexión con el espíritu, todos nuestros esfuerzos son vanos. Gradualmente, iremos sucumbiendo al desfallecimiento y la desesperanza.
 
De cualquier forma, en esta desesperanza se halla nuestra mayor esperanza, puesto que cuando nos sentimos desfallecer es cuando nos rendimos, abandonamos las cadenas que nos ataban a los antiguos hábitos y nos deshacemos de las viejas formas de conducta en nuestra vida. En este punto, la conexión con el espíritu se vuelve a abrir, guiados por la voz de la intuición interna.
 
El espíritu con toda su carga de energía creativa y fuerza está dispuesto a llenar el vacío, a proporcionarnos la plenitud y el equilibrio que hemos estado buscando tan desesperadamente.
 
Shakti Gawain
 
 
 
Tenía una sensación visual mareante y enfermiza que no era como la de ver; veía líneas que no eran líneas;
espacio que no era espacio. Yo era yo y no era yo.
 
Cuando pude recuperar la voz, lancé un aullido agónico ¿Esto es la locura o el infierno? No es ni lo uno ni lo otro replicó tranquilamente la voz de la esfera. Es conocimiento, es tres dimensiones. Vuelve a abrir los ojos  y trata de fijar la mirada.
 
Edwin Abbott «Planilandia»
 
 
Cada hombre sólo tiene una vocación genuina, encontrar el camino hacia sí mismo. Su tarea es descubrir su propio destino y vivirlo totalmente con resolución dentro de sí mismo. Todo lo demás sólo es una existencia hipotética, un intento de evasión, una huida a los ideales de las masas, conformidad y miedo al propio interior.
 
Herman Hesse
 
 
¿Qué es el destino? Es el camino que debes recorrer para encontrarte a ti mismo.
 
Susanna Tamaro
 
 
Tendríamos que partir de algo, algo que sea nuestro: los dones y virtudes que todo ser humano tiene. Y, si bien todos los seres humanos gozan de múltiples dones, hay un grupo de esos dones resaltados de una forma muy personal en cada uno de nosotros, lo cual nos hace únicos, muy diferentes el uno del otro. Cada uno podemos poner esos dones personales a la orden de nosotros mismos y de los demás para planear la estrategia que nos llevará a nuestra visión de futuro, la cual merecemos.
 
Viola Edward
 
 
La dimensión espiritual es nuestro núcleo, nuestro centro, el compromiso con nuestro sistema de valores, un área muy privada de la vida, de importancia suprema. Bebe en las fuentes que nos inspiran y elevan, y que nos ligan a las verdades intemporales de la humanidad. Y tiene en cada persona un carácter muy distinto y diferente.
 
Stephen Covey
 

Página Principal   Viaje interior